LSD, metanfetamina, litio y…trabajo

Yastoy aquíiiiiii!

Ay, cómo vengo los lunes! Me he convertido en esclava. Todo el fin de semana preparándome psicológicamente para venir a este burdel que llaman trabajo, todo el fin de semana amargada por más que me zampe tres tabletas de chocolate, ocho pasteles, veinte cafés, una de atún rojo marinado a la mostaza, nueve paseos con la perra y tres puntualísimos chaparrones a la hora en que la primavera se torna en neoinvierno.

Todo, para llegar el lunes como una tromba, como embriagada de ácido lisérgico combinado con cristal líquido y antidepresivos…pobres cotrabajadores del burdel. Y espera, espera que lleguen los señores con cargos inventados a manejar las formas y contenidos de la información del día, que lo hacen en el momento del paroxismo y levantan acta, acaban quitándome puntos en el carné de conducir y sin permitirme prejubilarme como estoy deseando.

Bueno, pues esta es la mecánica. llego al burdel a las 6.45, canto, berreo, practico algún arte marcial apropiado para el lunes, buceo entre los teletipos urgentes y los brutos (imágenes de agencia: APTN, Reuters y Eurovisión, y no hay más; así funcionamos todos los medios, et voilà la información que recibís, pobres espectadores, radioescuchas, lectores de periódicos), elijo cositas que no me coman mucho el tarro, es decir, el Eurogrupo que lo hagan otros, que a mí me gusta más desinformar sobre las seudorrevoluciones del día para demostrar que no hay revoluciones, pero no lo consigo porque la audiencia y los propios periodistas se las creen.

Luego adquiero un bocadillos de queso con salchichón, para demostrar que la comunidad científica está equivocada y que no es verdad que 20 gramos de embutido cular al día acorta la vida de los mortales. Me tomo un café bomba triple, para demostrar que el café bomba, añadido a los dos que bebo antes en casa, tampoco acortan la vida, o no habría llegado hasta donde estoy: aquí sentada. Esperando que llegue el Viernes Santo para ataviarme indumentariamente con el look de Dolorosa. Tengo que enterarme de cuántos puñales lleva la Dolorosa, para afilarlos de aquí al viernes.

Y ahora llega el editor (el inteligible, no los señores nuevos con cargos inventados) y me dice que mi primera tarea es esta estupendicia: La OTAN cederá hoy el control total de la cárcel de Bagram al Gobierno afgano (¿Por qué lo han ido posponiendo desde siempre, si todos son amigos y de la misma escuela “Breves y efectivas lecciones para torturar sin objetivo ni ton ni son al enemigo nativo”?)

Pues a ello voy. Antes le voy a pegar dos  yoyas al petardo que se sienta a mi lado desde hace unos meses y que tenía que haberse quedado en los tiempos del general Prim, su icono, porque su jefe es el papa, según reciente anuncio del propio petardo.

Qué cuelgue el teléfono, pordiósssss! Si cuenta la batalla entera otra vez, me suicido. Me están jodiendo el lunes de esclava.

 

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LSD, metanfetamina, litio y…trabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s