Domingo, día de respingo

 

Así se decía en mi casa, no sé quién respingaba, pero se decía. El domingo era el día de levantarse a toque de corneta (los morros de mi padre haciendo el ruido), desayunar a lo grandimón (grand du monde)* y pinchar a todo dar (ahora hablo en mexicano) la Séptima de Beethoven; así gastábamos los nervios para estar calmaditos el resto del día, y probablemente por eso yo nunca haya dormido la siesta, porque me quedan notas por agotar. Además, pero seguro que todo esto ya lo he contado, dirigíamos la orquesta subidos en la cama y en las butacas.

Ahora me levanto con algo de parecido. En lugar de pan fresco con mantequilla, pan de leche con mantequilla considerablemente menos sabrosa, mermelada, con la suerte de que tengo un par de amigas que hacen mermeladas riquísimas sin ser monjas, y cuando se me terminan las mermeladas voy a la tienda de los dulces de conventos de España (donde los perros son bienvenidos, y hasta yo) y me compro alguna bestial (manzana con caramelo, membrillo con café, naranja, qué sé yo), si es que la víspera no me aprovisioné de merlitones, rusos, bartolillos, mujis, palmeras, cruasanes y esas cosas de La Mallorquina, que la tengo en la esquina porque rima. Una de mis condiciones cuando busqué el lugar adecuado para vivir. Establecimientos adecuados a las necesidades de mi pituitaria amarilla, mis papilas gustativas. Pero hoy no tengo nada de eso, ni pan con mantequilla. Me he comprado napolitanas, las de Torrebruno, síiiii! Problema: ya no vienen en forma de planchas grandes, sino que las empaquetan en dimensiones Chiquilín y en vertical, con lo que la caja es de pie, y no achatada en horizonal, menuda mierda, ya empezamos con que tenemos que comer todo en pequeño, de bolsitas, si no individuales, sí de pocas en pocas unidades, y antes del día X de X de dos mil X. Los que éramos tan listos que sabíamos cascar una nuez con el crebanoces (del mexicano al gallego) tuvimos que desaprender tantas cosas para convertirnos en imbéciles sobrevenidos….salvo que las nueces te las den en la aldea de quien las tenga, y entonces cabe recuperar las habilidades. Pero hubo que pasar por la reconversión a discapacitados domésticos, y así las Napolitanas vienen ahora en pequeño para que no haya que leer instrucciones del tipo: divida usted la placa grande en láminas más pequeñas, hasta que se adapten al diámetro de su recipiente de desayuno y pueda mojarlas en el café, café con leche, nescafé, colacao, descafeinado, eko, toddy, leche tibia, leche fría, leche calentísima (todas las leches, con o sin azúcar), en fin, lo que usted tenga a bien beber en su taza que también puede ser una jarra, bock o mug, bol o vaso.

Bueno, en cuanto a la música dominical, ahora me da cosa ponerla. Porque justo el domingo por la mañana, cuando anda libre la gente, seguro que algún vecino o vecina la oye y dice: voy a llamar a esta a ver qué hace. Si es para ir a las cañas y los torreznos, vale. Si es para pedirme un libro y largarse pronto, venga. Pero si es para blablablear, se me jode la mañana porque ya me levanto harto tarde como para dialogar en un día tan bueno en vez de largarme a Lavapiés con toda urgencia. Ayer estuve viendo el Mercado de las Ranas, el que ponen los vecinos de Barrio de las Letras, pero era todo muy caro para ser un mercado de batracios.

Ahora que he repetido café, me voy a preparar para salir pitando, porque sin querer he dicho en alto “vamos” en medio de una frase y a cierta amiga cuatripática se le han puesto las orejas diabólicamente de punta.

*(=pan con mantequilla, y sabíamos perfectamente cuándo caducaba todo, los fabricantes todavía no nos habían empezado a considerar imbéciles; es decir, aún ni imaginaban que nos iban a hacer tragar a todos con el abrefácil, la fecha límite de comer y la hora de cagar con Jose Coronado, primero, y ahora con Carmen Machi, el caso es no tener intimidad en el baño).

Y sabéis qué? Que ya he vuelto, pero ha tocado Malasaña. Sí, ese barrio alternativo que es tan alternativo que ahí vive Espe, pero en un palacete, y un montón de peña vestida de alternativa y caminando relajada y alternativamente….pero cuando ves los precios de las comiditas (es verdad que hay cosas muy ricas, pero hombre…), los modelitos, los complementitos y todo lo que allí se vende, te das cuenta de que el hábito no hace al monje para nada! Los locales más caros de alquilar están ahora allí. Ya he dicho una vez o veinte  que mi amiga Rosa alquiló uno en el barrio de Salamanca, en Claudio Coello, porque no acabó de encontrar ninguno en Malasaña.

Sin embargo, me alegro. Eso tiene su puntito. Pensar que una niña de la calle del Espíritu Santo o San Vicente Ferrer o La Palma puede llevar encima tres trapos colgando en jirones y que una anabotella de Serrano se haya gastado menos en el Vuitton del que presume tanto.

Pero en fin, así es todo. Con mucha apariencia de que lo aparentemente más aparente de lo aparentado aparenta más que ser aparente pero es una apariencia aparente.

¡Aydioscómoquieroamiperraaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!

Era un paréntesis, me he acordado de los paréntesis por hablar de lo aparente.

Verdaderamente es un domingo extraño. Qué poca gente. Claro que debe de estar todo bisho viviente leyendo El País. A mí que me lo cuenten mañana. Aunque seguro que no atenderé a nadie porque estaré observando las cementosas caras de los directivos de informativos, JUAJUAJUA, retorciéndose en rictus hasta quedarse con el de pensar en cómo tapar todo lo que en todo el país se ha leído hoy con avidez, y que, tercamente, terroristamente, van a obviar como si no existiera.

Ayer leí que habían censurado un reportaje sobre el Prestige y su huella aniquiladora. Lo raro que hace meses se hubiera emitido uno estupendo, pero en la radio. En Radio 3.

Da miedo ir a trabajar. Yo he sido disidente desde el día que empecé, hace miles de años, en esta empresa, en la que (que es lo que siempre quise, y por eso estudié filosofía, jajajajaja….bueno, fue por terquedad o por absurdo) y después en la tele. Disidente abierta y tocapelotas. Pero hasta ahora no había combinado tanta ira con terror, terror porque a esos señores incapaces de todo salvo de adherirse con superglú a un dogma, el del absolutismo desinformativo, no les responde más que el silencio. Qué contentos estarán.

Recuerdo que en la etapa anterior se censuró, entre otras cosas, un reportaje sobre la destrucción de las costas españolas que había encargado, tiempo atrás, Cristina Narbona. Demasiada presión de los constructores, urbanistas, inversores….o sea, del dinero. ¡En la televisión pública del gobierno socianosequé!

Y siempre hay disculpas que esgrimir.

Pero cuántas disculpas van a tener que inventar estos energúmenos para todo lo que están a/inventando, b/eliminando, c/deformando. Pues muchas. Solo que para eso hace falta que las quejas no se queden en casa. Ni las de los trabajadores ni las de los consumidores. Y ahí me nace a mí el terror: ¿por qué no hay quejas? Hay un ronroneo de enanos debajo de las setas. ¿Y qué?

Saludos del helicóptero (graciñas, Marrallo, polo agasallo!)

lico1

 

 

licorte

 

Hoy se ha ido a casa prontísimo, como no había ni gente en la calle….o sea, el día del año, contando el año pasado, en que menos se ha protestado. Cero. Ninguna protesta. Y todos los días las hay.

Que me aspen. Qué cansancio y qué tristeza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Domingo, día de respingo

  1. untalmarra dijo:

    Xa te imaxino subida nuha butaca e dirixindo a orquesta tal que así http://www.youtube.com/watch?v=0REJ-lCGiKU.
    Vexo que o alicótero tivo éxito. Ti contraataca.
    Bicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s