Sáltate ta entrada si no tienes paciencia

Estoy mirando qué rayos hice anoche en este huerto, y veo que se me ha puesto todo bastante patas arriba, igual que mi cabeza. En fin, después de recolocarlo un poco, por si os habéis perdido a las Niqabitch las inserto de nuevo aquí. Aunque parece una burla a las mujeres islamistas y/o a los hombres que obligan a llevar el niqab (porque no es ningún dios, sino el tiparraco terrestre que somete a quien puede), es lo contrario. Protestaban, y dieron la vuelta al mundo, cuando en Francia el estado (o sea, el poder legislativo y muchos franceses de su casa, pero no todos) determinó por ley qué había que tapar y qué no, en público. Se cabrearon hasta las ateas: ni me va a decir una ley religiosa qué me tengo qué tapar, ni una ley política lo que tengo que destapar por güevos. ¿Cómo no voy a poder ir por la calle como me dé la gana? Excepto, claro, las monjas ultra y las señoras ricas cuando está de moda y es lo más “in”, o sea, es un “must”.

Convendréis conmigo en que esta ley es absurda: ¿por qué mandar destaparse en lugar de lo contrario? Convendréis conmigo en que resulta mucho menos violento que te hagan cubrir en un lugar donde tradicionalmente se hace, que descubrirte porque has llegado a Desnudolandia. Por ejemplo, la Queen Elisabeth, de visita en Turquía y en Abu Dhabi no se hizo de rogar (tampoco le pesaría mucho un tapete en la cabeza, dado que tiene práctica con las pamelas):

Lo crudo sería que fuera a Hawai y la hicieran ponerse en minifalda de paja y con un collar de flores por toda cobertura superior. Eso sería violentísimo, o no? Os imagináis a la Queen Elisebeth, a la Reina Sofía, a Ana Botella, desnudas bailando el hulahula? Bueno, pues resulta que nuestro pudor occidental reside, al parecer y sin que tenga justificación específica, en el pubis y en las mamas…sí, no son más que mamas, ¿qué pasa?, si últimamente no veo más que hombres con mamas en las playas…caídas, gordas, blandas…y no solo a los señores mayores. Deben de ser las hamburguesas, que ves a un tío con un tipito estupendo por detrás (según los cánones de los anuncios de Nike) y luego es un tetudo que debería taparse inmediatamente si fuera mujer (según los cánones de la decencia pectoral occidental). Aunque ahora hasta las más conservadoras y las más añosas se van destapando el pecho, porque al fin y al cabo va en segundo lugar del pudor, siendo el primero el pubis. Como les conviene, porque se lleva, ponerse morenas las mamas, deciden que no es indecente enseñarlas, sino “moderno”. Pero lo que quiero decir es: si de repente fuera moderno y laico (por cierto, este país no es laico, y Turquía sí) enseñar el pubis, y se hace obligatorio por ley porque tienes que adaptarte por ley a destaparte…¿cómo lo verías?

Y claro, esto lleva a disparates como el de “pillar a la actriz en top-less en el arenal”, la compra-venta de “fotos robadas” de famosas (más que de famosos). Cuando el cuerpo deje de ser “sagrado”, y de manera diferente en cada sociedad, dejará de ser una mercancía desde lo más trágico (la violación, la trata de blancas) hasta lo más frívolo (las fotos robadas a las famosas). Todo mercancía, todo pelas, usualmente para el mercachifle, no para la que pone la carne o se la roban.

  No sé si muchos sabéis que en España, desde que no existe la Ley del escándalo público, podéis ir desnudos por donde queráis. No digo solo las playas, sino la Plaza Mayor, la calle principal del pueblo, el mercado…(los naturistas indican en sus webs que si un poli te quiere hacer vestir, lo mejor es que lo hagas, porque si te resistes y le argumentas la legalidad de lo que estás haciendo, entonces te denuncia por resistencia y desacato).

 

 

Pero no se hace por…¿pudor? Oh, ya sé que parece obvio que es una cochinada ir desnudo. Pero ¿por qué se ha convertido en obvio, en qué momento de la Historia, y para quién? ¿Por qué se empezó a vestir el ser humano incluso para sudar la gota gorda cuando hace calor? ¿Cuando hemos pasado del “lalalalalá, voy feliz sin náaaa!” al “mira qué descocada”?. Lo otro no era un festín para nadie, lo cual es fácil de comprobar en las playas nudistas. Allí nadie ve ya los cuerpos, de ver tantos cuerpos. Salvo los mirones, que aún quedan, y ojalá se despeñen por asomarse a mirar con las babas cayendo; no es el primer caso que se da). Algunos me dicen: “¿y qué objeto tiene no llevar bañador?”, y mi pregunta es “Tú llévalo si quieres, pero ¿que objeto tiene llevar una prenda hasta para meterse en el agua y hasta para pasar un calor insoportable bajo el sol, y total para que te miren cinco viejos o jóvenes verdes  a ver hasta dónde llevas el escote o cuánta cacha enseñas?”. Algunos reponen: “es asqueroso ver esos atributos colgando, todo al aire y blablabla…” ¿Asqueroso? ¿No tendrás tú las neuronas asquerosizadas? ¿Por qué miras y con qué ojos?

Y otra cosa: ¿cuántos padres o parejas no permiten que su objeto-hija u objeto-mujer haga lo que le da la real gana en este terreno, aun siendo legal y que no tendría por qué ser reprobable ni reprochable? ¿Cuántos tíos occidentales no dejan ponerse minifalda a las mujeres de su casa porque las mirarían los otros y ellas son solo suyas? ¿Cuántos, y yo conozco alguno, imponen a su mujer-propiedad vestirse de prostitutas con taconazos, carmín y maquillaje de teatro japonés, ropa ceñida, porque si no no les parece una mujer, o porque les pone que las miren otros para devolverles la mirada con el gesto de “está buena, pero es mía y te jodes?”

¿Quién decide y sabe desde fuera que una mujer está obrando por su voluntad o que le están imponiendo la voluntad ajena? ¿No es colonizar a las personas el hacerlas “adaptarse”, el pensar por ellas, el paternalismo de “yo tengo razón y si se adaptan a mi razón estarán mejor; estarán liberadas y liberados”?  ¿No es más cierto que la diferencia del Otro desazona, que da que pensar si no será cierto que nadie y todos tenemos razón? Hasta cuando iba a las monjas y les hacía preguntas dolorosas para su fe, como “por qué saben (sabemos, decía yo) los cristianos que nuestro dios es el verdadero?”, honradas que eran, contestaban “no, si nadie tiene razón en que tiene al único y verdadero; es el mismo para todos con el nombre que le hayan querido dar”. Bueno, algún partido saqué de las clases de religión, pero no para mí: les hice descubrir el relativismo religioso, la duda, la sinrazón de la razón, y lo más curioso, ¡vi que eso les relajaba!!!! No llegaba a los diez años. Menuda maestrilla.

Hablemos ahora de la ignorancia sobre El Otro. Me dicen cuando expongo lo que expongo: “se empieza por el pañuelo, se pasa por el burka y se acaba justificando la paliza y la ablación del clítoris”. Pues miren ustedes, como dicen los políticos: esas prácticas no son del Islam. Son de los países donde se ha asentado. La ablación, berzotas, la practican los cristianos, los musulmanes, los animistas y en todas las aldeas y barrios de los países donde existe la práctica. La culpa es de la religión? ¡Ay, qué risa! Venga ya, pero si todos sabemos que no! El autor de este desaguisado es el patriarca. El Gran patriarca y el de casa. Mutila y vencerás. No es lo que están practicando con nosotros, cada vez más, en las DEMOCRACIAS, los gobernantes? Con la diferencia de que nosotros les dimos el permiso. Qué giligaitas! Qué libres que somos! Cuanto más nos amenazan de mutilación, más calladitos nos quedamos. Menos cuatro que tenemos el carné de manifestante número XXX y total pa ná.

“Demagogia”, me dicen muchos. “Sabes que en ‘esos países’, y se lo están trayendo a nuestras ‘democracias’, solo viven hordas, animales…, sucias y malolientes personas anónimas que convierten a la Historia en vergonzosa”.  Estamos inventando una civilización enemiga, tomando la parte por el todo: la culpa de la violencia en el mundo está atribuyéndose en exclusiva al islam, sin saber ni de qué va esta gente, que no es homogénea, ni en casa ni fuera. Un indonesio no es igual que un pastún, pero los medios los tratan igual cuando hacen ciertas noticias o cuentan ciertas cosas; nos hace falta crear un espacio solo nuestro, santo, limpito (sin embargo, otras culturas lo son más, huelen mejor y los tipos son tan coquetos que aquí diríamos, por rutina: “ah, son mariquitas”!). Y fuera de nuestro espacio santo, limpito, pedofílico, homicida, opusdeístico, pasarelacibélico, circulodelríflico, proxeneta, clasista, matapobres, ignorante, lo demás es mierda.

Yo me lío mucho hablando de esto, por qué? Porque no es como lo cuentan, black&white, blanquinegro, los medios, ni los púlpitos, ni los libros, en su mayoría. Resulta que aún hay quien protesta porque “los medios están sesgados a favor de los palestinos, de los árabes, de los musulmanes”. Mentira. Los medios tienen que ocuparse de las víctimas de todos los días, los que pasan hambre o son exterminados, y contar que eso es lo que hay. Después, cada uno que elabore su tesis que le haga sentir más cómodo cuando esté en el súper, en la peluquería, sacando integrales y derivadas, o defecando. Si a muchos, que no saben ná, les cuesta creer la tesis de que la sociedad rural gallega es la más abierta de todas las sociedades que tenemos en el mapa ese del torito, cómo van a digerir que el islam es la religión que más se adapta al país o territorio donde se asienta? Digo culturalmente y a lo largo de los siglos. Pero si a adaptarse se le llama no poder comer sus alimentos halal (al fin y al cabo, se lo compran, se lo venden, se lo guisan y se lo comen), que es el kosher de los judíos (o sea, los alimentos correctos, las vestiduras correctas, los ordenadores correctos que no permiten casi ninguna aplicación, ningún programa, ni navegar por casi ninguna página; ya los venden capados, miradlo en internet), y los infieles lo somos también para estos últimos, que nos llaman goyim y somos los incorrectos, los pecadores, los ignorantes, los escandalosos. Fijaos, escandalosos y hasta yo tengo un bañador “por si acaso” de doble tela y casi de cuello alto, azul oscuro con rayitas rojas y blancas…pero no demasiadas, para que sea más burkita.

Así que, como se ve en estos vídeos (he mezclado algo de política con la religión, pero ya sabéis que los fanáticos religiosos y los fanáticos demócratas -lo cual debería ser una paradoja- alimentan o justifican sus políticas con las sagradas escrituras de su secta. Cuanto más monoteístas, peor. Un solo dios, un solo patriarca pero fiero, que se mete en lo más íntimo y lo ve todo….

……COÑO, PERO SI ESO, ESO, ESO……ES FACEBOOK!

E impone costumbres, controla las relaciones, hace públicas las vergüenzas, castiga lo diferente….

…MANDA LECHES, ESTOY HABLANDO DE TWITTER, SIN QUERER QUERIENDO!

Pero qué pilla soy.

Yo no tengo “REDES sociales. Solo porque son redes ya no tengo que pensar por qué no estoy en eso. Tendría que pensar por qué sí. Como ponerme ropa en verano. Taparse el pubis y las pechugas porque son obscenas y alimentan la lujuria, mientras que para otras mujeres de otros mundos (siempre el mundo más fotuto) el cabello es lo que las pone en peligro si lo enseñan. Máxime si sus hombres aún no han aprendido a fingir que son finos, como los de aquí.

¿Sabéis, si habéis viajado o habéis leído -tópicos fuera- que no es lo mismo vestirse en Yemen que en Torremolinos que en Siria que en Libia, no? Es facilísimo equivocarse: quedas mal en un sitio si no enseñas casi todo a base de tanga de hilo dental, ese que se mete entre las cachas; quedas bien en otro si enseñas los tobillos pero no el escote: te corren a gorrazos en otro si no te tapas las piernas aunque lleves la camisa abierta hasta el ombligo. No me hablen de que es lo que dicta el Corán, hombre, por dios! Y ahora, en otro post, los vídeos. Y mi experiencia: he tenido novietes árabes, musulmanes, no musulmanes, orientales y oscuritos….en fin, una antropóloga social golfita. Y ninguno me ha matado ni pegado. Por más que les gastaba la misma broma tontita: “ahora es cuando sacas la cimitarra y me decapitas”.

He chateado, desde el 98 o 99 hasta el 2001, más o menos, y anda que no he tenido debates con tipos de los Emiratos, con saudíes, cataríes, y resultaba interesantísimo. Su frase común preferida era: “al principio no te entendía, pero ahora eres mi mejor amiga” (uno me pidió la dirección postal para mandarme un regalo pero NI DE COÑA!). Los peores interlocutores eran los nórdicos moteros, que preguntaban antes de nada qué llevaba puesto y si me estaba tocando. ¡PFRRRRRG! ¡Fuera! Y algún maníaco estadounidense que idem de idem. Y muchos tipos que se hacían pasar (FATAL, jaajajaja, nada creíbles) por chicas jovenes que querían “que les enseñara a hacer cosas para gustar a los hombres”. Ya ven, los demócratas cómo se las pueden gastar con las mujeres demócratas. Qué asco.

 

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sáltate ta entrada si no tienes paciencia

  1. cinismo dijo:

    Seis chicas que se bañaban desnudas golpean a un curioso p. 305 de Paralelo 42 de John Dos Passos, es decir, como las mujeres no empiecen a dar sopapos la cosa va a ir a peor y las niñas no podrán aprender de sus madres.

    Retazo de conversación entre una madre abogada en Ponferrada y su hija de 13 años, escuchado este verano durante una ruta polo Courel: “No te tiñas el pelo, hija, no empieces ya con esa esclavitud”

    En Europa hasta hace bien poco (no más de un siglo) le tiraban vitriolo a la cara a las mujeres y las mujeres a los hombres y ellos les daban muchas palizas para mostrarles cuanto las querían y ellas los envenenaban por razones varias, En Europa hacían ablaciones a las mujeres y también les seccionaban el cuerpo calloso a las rebeldillas, conocidas entre la clase médica bajo el nombre “histéricas” (sustantivo derivado de útero), histéricas eran, entre otras, las que hacían el acto con quien les daba la gana.

    Intercambio esta misma noche en una calle de copas de Vigo:
    EL: Y bueno… ¿qué
    ELLA: ¿A q te refieres?
    El: … (expresión gestual consistente en ladear la cabeza y elevar ligeramente el hombro derecho)
    ELLA: Ah! a si follamos o no follamos. Creo que podemos follar y luego ya veremos
    EL: risas
    ELLA: ¿qué pasa?
    EL: ¡jo! es que nunca empecé una relación de esta manera

    Una cosa es que una ley defienda el derecho a la integridad corporal y otro la obligación del destape. Esto es lo que sostienes con una argumentación impecable (andamos hoxe inspiradas, noné, filliña?)

    Algo hay de patriarcalmente universal en el tema del control del elemento humano llamado femenino. Desarticularlo exige acciones, a cada cual la suya -y a cada mujer su particular revolución, entre ellas desde el nudismo hasta el taparse hasta las orejas-. Un chiste que circula por ahí dice que si bien no es necesario ser judío para ser antisemita ni ser negro para ser antiracista ¿por qué habrá que ser mujer y estar loca parra ser feminista? Et voilá el quid de la cuestión, Cuando esos y esas demócratas a los y las que tanto les preocupan las mujeres se declaren feministas -o feministos que lo mismo vale- otro gallo cantará. Mientras por un lado defiendan los derechos de las mujeres q supuestamente no tienen derechos y por otro no tengan ni idea del origen del término “feminismo” y hagan afirmaciones que caben en un arco que va desde que las feministas se pasan un poco hasta que son locas, feas y algo taradas, las cosas seguirán tal cual, más o menos y con distintas apariencias , en función del contexto cultural, de lo mismo: control masculino sobre las mujeres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s