De gustibus et coloribus non est disputandum

Sobre gustos musicales hay bastante escrito. Los míos los he escrito poco. (Del color ya digo que es el rojo, en todos sus matices).

Además de los Ballumbrosio, de los que hablé en pleno proceso de investigación de la música de los negros del Perú, y del canto cetáceo de Fátima Miranda, supongo que algo habré contado. ¿Estaba en medio de tanto caudal informativo personal esto que viene a continuación? Una de las interpretaciones que más me emocionan. Fijaos qué momentazo la llamada de Etta James a Dr. John para que se deje de tañer el piano y vaya a su vera, en el 2’05”:

Otra pieza memorable. Es de Nashville Skyline, de Bob Dylan, y está con mi amadísimo Johny Cash, no sé si antes o después de hacerse evangélico (otros se hacen budistas, Hare Khrisna  o apóstatas, pero es que los artistas no cejan en buscar cosas, como si la música no les llegase):

Entonces Bob Dylan no era amigo de Papas y papanatas. Aún no había actuado babeando ante el sucesor de San Pedro ni quedado a la altura del betún cuando a Sinied O’Connor le cayó el pelo (bueno, ya se lo había cortado ella) por romper la foto pontifical en público y él disimuló como un gusano.

Esta, snif, también es motivo de requeterreblandecimiento. Ray Charles, cieguecito y tan majete, sin desmerecer a Tete Montoliu, que como tampoco podía ver al público (no porque llevase gafas oscuras, sino porque tras los cristales estaban sus ojos apagados), se distraía escuchando el fútbol por un pinganillo mientras le daba al teclado. ¡Qué bárbaro!! Ahí va Ray Charles:

Propinaza: (BB King Stevie, Ray Vaughan, Etta James y amigos):

Pero mis gustos se pasean de un lado a otro, bamboleados por el Nordés (sí, ese viento bellaco), y veréis cuando os presente a Diamanda Galás. Peazo mujer, y también le sopla esa ventolera. Os prometo que os asustaréis.

 

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a De gustibus et coloribus non est disputandum

  1. cinismo dijo:

    Pues del Dylan no viste el cacho de vídeo que pasasteis hoy en telecoñazodiario, rezuma mas testosterona patriarcal que el propio capitalismo patriarcal. Y fíjate lo q pueden llegar a ser las filias y fobias que tenemos hacia las palabras que yo, q este término lo percibí siempre como guerrilleiro y demodé ahora lo asumo con total conocimiento de causa; hasta me aprendí su larga historia y ahora puedo aplicar la palabrita varias veces al día a cualquier realidad cotidiana, especialmente a esa de contar… despierte usté su vocación estadística y cuente usté cuántas mujeres aparecen en las entrevistas, cuántas en las fotos de revistas, periódicos y ventanillas de paginas web, cuente, cuente y una realidad impensada se le vendrá encima con toda la fuerza de su pétreo peso patriarcal. Usté casi no aparece y lo poquito que aparece es fugazmente, en un segundo plano y como una sombra. Sombra y segundo plano definen su ser mujer no de manera metafórica sino de manera demasiado real
    ¡Y pensar que fueron las tatarabuelas de mediados del XIX quienes usaban el termino con total fluidez, ellas, vestidas con sombreros de flores, apretados corsés y vestidos con pespuntes y puntillas!
    ¡Y luego una tiene que aguantar que en todo puñetero documental el correspondiente informador desinformado le diga que la emancipación de la mujer data de los sesenta!
    Una amiga me cuenta que en la inaguración de los olímpicos de London se recodó la historia de la rev industrial y que en una performance se simulaba una mani sufragista. Cuando una entra en los documentos descubre que el voto les importaba tan a medias que muchas ni lo querían; en lo que coincidían era en no querer el “servilismo” -así lo llamaban- Hasta las protestantes y católicas pensaban que la reforma social era incompatible con el poder del padre y del marido. El movimiento por el celibato y el amor libre que iniciaron las hijas de estas tuvo tales dimensiones que nunca hubo tanta soltera en occidente
    En fin, q es capitalismo y que es patriarcal ya lo sabían Emma Goldman y Margaret Sangers . Por qué nuestra memoria histórica empieza en los sesenta, cargándose todo lo de antes, es algo q no logro entender

    • Fíjate que, en cambio, para encontrar imagencillas variadas de pilates y pelotos de esos gordos para el post siguiente a este, me las tuve que ver y desear porque en este territorio solos salen chicas (delgadas, de pelo largo y con body escotado. Claro que la joya del tipo ese que encontré tampoco se queda atrás. Es el envés de la misma moneda.

    • Fíjate que, en cambio, para encontrar imagencillas variadas de pilates y pelotos de esos gordos para el post siguiente a este, me las tuve que ver y desear porque en este territorio solos salen chicas (delgadas, de pelo largo y con body escotado. Claro que la joya del tipo ese que encontré tampoco se queda atrás. Es el envés de la misma moneda.
      Uy, pues espera a partir de ahora…los informadores reducirán la memoria histórica, que a ellos, si acaso, les nace en los 80. Un becario muy pero muy subidito consideraba normal desconocer hechos y figuras que ocurrieron antes; lo anormal sería que las conociera, decía él, y los profesionales añosos que estaban alrededor aplaudían esa pavada…así se sentían más jóvenes. PUF! Es todo un blufffff!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s