Informarse fatiga (artículo ajeno)

Hoy “os hecho” este impagable artículo de Ignacio Ramonet en Le Monde diplomatique. Mejor no podría expresarlo yo, que pienso así, y encima me saldría más largo…que ya es decir.

Ya sabéis que estoy reñida a perpetuidad con el periodismo…pues eso.

Informarse fatiga

Este artículo del director de Le Monde diplomatique fue publicado en el original francés en octubre de 1993. Lo reproducimos ahora porque expresa cabalmente una filosofía periodística, intelectual, a la que nuestra edición Cono Sur adhiere por completo.

La prensa gráfica está en crisis. En Francia y en otras partes del mundo experimenta una baja notable en su difusión y sufre gravemente de una pérdida de identidad y personalidad. ¿Por qué motivos y cómo hemos llegado a este punto? Más allá de la innegable influencia del contexto económico y de la recesión, nos parece que las causas profundas deben buscarse en la mutación que han vivido algunos de los conceptos básicos del periodismo a lo largo de estos últimos años.

En primer lugar, la idea misma de información. Hasta no hace mucho, informar equivalía a brindar no sólo la descripción precisa (y verificada) de un hecho, sino también un conjunto de parámetros contextuales que permitieran al lector la comprensión de su sentido más profundo. Informar era responder a preguntas básicas: ¿quién hizo qué? ¿Con qué medios? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Cuáles son las consecuencias?

Bajo la influencia de la televisión, que ahora ocupa un lugar dominante en la jerarquía de los medios, esto ha cambiado radicalmente. El noticiero televisivo ha impuesto poco a poco una concepción cabalmente distinta de la información, debido a su ideología del directo y del tiempo real. Informar es, a partir de ahora, “mostrar el transcurso de la historia” o, en otros términos, servir de vehículo para que el individuo asista (si es posible en directo) al acontecimiento. Se trata de una revolución copernicana de la cual aún no hemos medido todas las consecuencias, porque supone que la imagen del acontecimiento (o su descripción) alcanza para darle todo su sentido. El mismo periodista termina por estar de más en este enfrentamiento telespectador-historia. El objetivo prioritario para un telespectador, su satisfacción, ya no es comprender el alcance de un hecho, sino simplemente ver cómo éste se desarrolla. De esta manera se establece poco a poco la engañosa ilusión de que ver es comprender. Y de que todo acontecimiento, por abstracto que sea, debe imperativamente presentar una parte visible, mostrable, televisiva. Es por eso que se observa cada vez con más frecuencia una emblematización reductora de acontecimientos complejos. Por otro lado, semejante concepción de la información conduce a una afligente fascinación por las imágenes, “captadas en directo” , por acontecimientos realistas, aunque se trate de sangrientas y violentas noticias de información general.

También ha cambiado el concepto de la actualidad. ¿Qué es la actualidad hoy en día? ¿Qué acontecimiento hay que privilegiar dentro de la sobreabundancia de hechos que se producen en todo el mundo? ¿En función de qué criterios se debe elegir? Una vez más la influencia de la televisión es determinante. Con el impacto de sus imágenes impone su elección y obliga nolens volens a la prensa gráfica a seguirla. La televisión construye la actualidad, provoca un choque emocional y condena a los acontecimientos huérfanos de imágenes al silencio, a la indiferencia. Poco a poco se establece la idea de que la importancia de los acontecimientos es proporcional a su riqueza en imágenes. O, para decirlo de otro modo, que un acontecimiento mostrable (si es posible en directo y tiempo real) es más fuerte, más interesante, más eminente que aquel que permanece invisible y cuya importancia es abstracta. En el nuevo orden de los medios, las palabras o los textos no se cotizan como las imágenes.

El tiempo de la información también ha cambiado. La cadencia óptima de los medios es ahora la instantaneidad (el tiempo real), el “directo” que sólo la televisión y la radio pueden practicar. Esto envejece a la prensa gráfica, irremediablemente retrasada frente al acontecimiento y a la vez muy cerca de éste para llegar a extraer, con suficiente distancia, todas las enseñanzas de lo que acaba de suceder. En esta encrucijada, la prensa gráfica ha elegido dirigirse a teleespectadores en lugar de ciudadanos: las portadas de los diarios están hechas con las noticias de los noticieros televisivos de la noche anterior.

Un cuarto concepto se ha modificado: el de la veracidad de la información. De ahora en más, un hecho es verdadero no porque corresponda a criterios objetivos, rigurosos y verificados con una fuente fidedigna, sino simplemente porque otros medios repiten la mismas afirmaciones y las “confirman” … Si la televisión (a partir de un cable o de una imagen de una agencia de prensa) presenta una noticia que luego es retomada por la prensa gráfica y la radio, esto resulta suficiente para acreditarla como verdadera. Así fueron construídas las mentiras de la “montaña de cadáveres de Timisoara” y todas las de la guerra del Golfo. Los medios ya no saben distinguir, estructuralmente lo verdadero de lo falso.

En este trastorno mediático, es cada vez más inútil querer analizar a la prensa gráfica aislada de los otros medios de información. Los medios (y los periodistas) se repiten, se imitan, se copian, se responden y se entremezclan al punto de no constituir más que un solo sistema informativo en el cual es cada vez más arduo distinguir las especificidades de cada medio en particular.

Finalmente la información y la comunicación tienden a confundirse. Muchos periodistas siguen creyendo que son los únicos que producen información, cuando en realidad toda la sociedad está abocada a hacer frenéticamente lo mismo. Ya no existe ninguna institución (administrativa, militar, económica, cultural, social, etc.) que no tenga un servicio de comunicación y que no emita, acerca de sí misma y de sus actividades, un discurso pletórico y elogioso. En las democracias catódicas todo el sistema se ha convertido en astuto e inteligente, absolutamente capaz de manipular a los medios y de resistir sabiamente a su curiosidad. Ahora sabemos que la “censura democrática” existe.

A todos estos cambios se agrega un malentendido fundamental. Muchos ciudadanos creen que, cómodamente instalados en el sillón de su living y mirando en la pantalla de televisión una sensacional avalancha de acontecimientos -hecha en base a imágenes fuertes, espectaculares- pueden informarse seriamente. Esto es un error mayúsculo. Por tres razones: primero porque el noticiero, estructurado como una ficción, no está hecho para informar, sino para distraer; luego, porque la rápida sucesión de noticias breves y fragmentadas (una veintena por programa) produce un doble efecto negativo de sobreinformación y de desinformación; y finalmente porque querer informarse sin esfuerzo es una ilusión que remite al mito publicitario antes que a la movilización cívica. Informarse fatiga. Ese es el precio que un ciudadano paga para tener el derecho de participar con inteligencia en la vida democrática.

Sin embargo, muchas publicaciones de la prensa gráfica siguen, por mero mimetismo televisivo, por endogamia catódica, adoptando características propias del medio audiovisual: diagramación de la portada como una pantalla de televisión, extensión reducida de los artículos, excesiva personalización de los periodistas, prioridad al sensacionalismo, práctica sistemática del olvido, de la amnesia con respecto a las informaciones que ya no son de actualidad etc. Compiten con los medios audiovisuales en materia de marketing y descuidan el combate de ideas. Fascinados por la forma, olvidan el fondo. Han simplificado su discurso en un momento en que el mundo, conmocionado por el fin de la guerra fría, se ha tornado netamente más complejo.

Semejante separación entre el simplismo de la prensa y la nuevas complicaciones de la política desconcierta a numerosos ciudadanos, que ya no encuentran en las páginas de su diario un análisis diferente, más investigado, más exigente que el propuesto por el noticiero televisivo. Ante un nivel educativo global y un número de diplomados in crescendo, esta simplificación es absolutamente paradójica. Al aceptar no ser más que un eco de las imágenes televisivas, muchos diarios decepcionan, pierden su propia especificidad y por ende sus lectores.

En Le Monde diplomatique consideramos que el hecho de informarse sigue siendo una actividad productiva, imposible de llevarse a cabo sin esfuerzo y demandante de una verdadera movilización intelectual. Una actividad bastante noble, en democracia, para que el ciudadano acepte dedicarle parte de su tiempo y de su atención. Si nuestros textos son en general más largos que los de los otros diarios y periódicos, es porque a menudo es indispensable recordar los datos fundamentales de un problema, sus antecedentes históricos, su trama social y cultural, su espesor económico para aprehender así toda su complejidad.

Cada vez más lectores aceptan esta concepción exigente de la información y se muestran sensibles ante nuestra manera, sin duda imperfecta, pero sobria, de observar la marcha del mundo. Las notas al pie de página, que enriquecen nuestros artículos y eventualmente permiten una lectura más completa y prolongada, no parecen causarles rechazo. Al contrario, muchos ven esto como una prueba de honestidad intelectual y un medio de enriquecer su documentación.

Un mundo más difícil de comprender, que exige del periodista humildad, duda metódica, trabajo, encuestas, imaginación y que naturalmente reclama del lector más esfuerzo, más atención. Sólo a este precio la prensa gráfica puede abandonar las confortables riberas del simplismo dominante y encontrarse con aquellos lectores que desean comprender para poder actuar mejor como ciudadanos en nuestras adormecidas democracias.

Según Vaclav Havel, “Se precisan largos años antes de que los valores basados en la verdad y la autenticidad morales se impongan al cinismo político; pero, al final, resultan victoriosos, siempre” . Esta es nuestra paciente apuesta.

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s