Actualidad de ayer

8-6-12 del siglo XXI

A esta edad una ya se pregunta quién le va a cambiar los pañales, simultaneando esta coproidea con la de cuándo rozará el cielo de los vivos otra vez. Y una no se responde porque no lo sabe. Si lo supiera, seguramente se metería por la nariz esa sustancia que siempre olvida comprar para llevar encima y darse matarile cuando ocurra lo peor.
En este momento, lo peor que pueda ocurrir ocurre. Voy a tener que volver a pintar la casa, y solo hace un año. Un año entero con la casa coloreada de nuevo y tanto bulto sin colocar y tanto cuadro sin colgar, que no son precisamente de los que vende la baronesa accidental Thyssen cuando le falta liquidez.
Más cosas de las peores, en un escalafón de ridiculeces: llevo todo el día fuera de casa, desde las 6.30 de la mañana (la hora de todos los días), y pronto serán las nueve de la noche. Estoy cansada y me duelen los pies, y eso que yo nunca me canso. Pero hoy sí. En mi casa hay cinco hombres repartidos por todos los espacios. Están instalando los aparatos nuevos de aire acondicionado, que ya no daban más de sí.
En suma, no puedo estar en mi casa porque no tengo dónde sentarme mientras pululan por ella esos tipos que trabajan, fuman y escuchan un partido en mi tele. Uno o dos, depende, están en el tejado. Otro, adosado a una escalera de las dos que han traído, haciendo creo que nada. Otro, desfilando de arribabajoarriba. Y el último, dando caladas a un bajo en cafeína asomado al patio y escuchando maltratos: ¡niñaaaaaaa, 3×2=6!!!!!!! ¿Pero eres estúpida? ¿En quéeee estás pensandoooo? ¡No cenas, eh?! ¡Que hoy no cenas!!!! ¡Idiota!
Así enseña a multiplicar una madre a una hija de seis, siete años. Divino. El padre, algo más joven, prefiere meter miedo a los adultos. El currante que está fumando en la ventana me comenta: esas son las primeras que se quedan solas. Mascullo que el marido es más cabrón aunque ella grite más, pero el espíritu latino no entiende lo que le quiero decir, se le nota. Para qué seguir por ahí. Me pregunta cosas sobre la tele pública. Sabe que tenemos nuevo presidente, lo que da pie al reseteo.

Mi exilio es una terraza, fea, de cinco mesas a la sombra en una calle en pendiente, con un tipo (perdón, dioses de los cielos ya sé que es cosa de la misiera!) comatoso por el alcohol durmiendo la mona con sus partes casi al aire. Qué asco. Pero claro, eso lo hacen hasta sobrios, ya sabéis, recordad el post “Quita esa mano de ahí, hombre” en el que expreso mi más absoluta disconformidad con los tocahuevos primaveraverano.
Las mujeres no hacemos eso. Raro será ver a una, ni comatosa, despreocupada de enseñar el meato urinario.

 

¿Y saben qué? Que voy a cancelar mi cuenta en el banco. Voy a dar marcha atrás en mis “adelantos” materiales en la vida. No quiero en ella más oficinas públicas ni privadas con personas impresentables gestionando reglas impresentables. Los intereses bancarios siempre me han dado igual así que, sin enterarme de eso siquiera, me voy con los de ing, que tienen muy contentos a mis informantes.
Hoy me han dejado colgada de la peor de las maneras posibles, y si llego a tener que necesitar a vida o muerte lo que les pedía, con todos los requisitos y en dos puntos de Madrid diferentes, corre que te corre, hubiera muerto.
Sé buscarme la vida bastante bien cuando se trata de la vida o muerte. Para el ordenamiento de la vida “normal”, nada de nada.
Había pensado en no volver a viajar sola por esos mundos un poco complicados y un mucho peligrosos, pero ahí también me vuelvo atrás: me cuesta menos trabajo, tiempo y habilidad superar eso que un día normalito de inoperancia propia y ajena en el propio país e incluso en la propia casa.

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Actualidad de ayer

  1. UNO: te estas volviendo existencialista de carallo
    DOS: no te quejes de los obreros… solo un aire acondicionado de nada… yo necesité relacionarme con: cristalero, carpintero, persianero, pintor, electricistas, demoledor de paredes ¿albañil, se llama?, chapucero variado, técnicos varios de telefonía (el que instala el cable, el que lo conecta, el que revisa lo q conectan mal del cable, el que revisa la conexión inalambrica), hombres de mudanza ralladores de muebles, parquets y lo q haga falta que quede abollado y rallado, chica de limpieza de obra que limpia esta balda del armario de cocina sí y esta no, este cristal de ventana si pero este no (no consigo averiguar cual es el criterio para “este si pero este no”, el de las manchas de pintura ya lo entiendo: “todas, toditas todas integramente para la que paga por las tareas de limpieza”). La inoperancia del pais te jode cuando te toca pero cuando Merkozy dicen que somos un país de chapuzas tu vas y defiendes con orgullo lo que hay o sea q no te quejes.
    TRES: yo también estoy a punto de irme directamente al ING porque la defensa de lo local, es decir, Novagalicia Banco, me está tocando ya las narices -no por pagar sino por sentirme pardilla y timada… pagué 4,45 por una trasferencia de 1.200 euros y mi nómina está allí desde los ochenta!-

    Hala!… q vaia ben!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s