Una recomendación: leed a Joe Sacco

El País se ha fijado en Joe Sacco. Es, para mí, el mejor narrador, narrador gráfico, de conflictos armados. A Bosnia y los territorios palestinos, con sus padeceres, que no han sido y son pocos, los deja clavados en lectores como yo. Los otros no lo leen, claro, porque su empeño es dormir tranquilos.

 

Esta es la página de El País (un periódico cada vez más insoportable, como todos los que tenemos, pero menos insoportable que los agresivos que van in crescendo contra sus propios paisanos. Por haches o por bes, nos odian a todos):

http://cultura.elpais.com/cultura/2012/05/31/actualidad/1338461746_882293.html

A Joe Sacco, reportero, escritor y dibujante maltés, lo recomiendo más que vivamente. Este es el comentario que he dejado en el periódico:

He leído todos los libros de Joe Sacco. No dejo de recomendarlo y sobre todo a los periodistas, a ver si se enteran de algo más que fisgoneando por supuestamente sesudos análisis. Advierto: no deja muy bien parados a los “expats”, como llaman los franceses a los expatriados y más concretamente a muchos operarios de las múltiples ONG que tienen por ahí. Más que nada por los guetos endogámicos que se montan. Incluso reconoceréis a una enviada de guerra de TVE que andaba por ahí. Lo que escribe y dibuja recoge experiencias reales, con una ironía infinita y una cordura implacable. Se dibuja a sí mismo feo, feísimo. Y, hombre, muy guapo no es, pero me hace gracia cómo se caricaturiza. También he llorado una noche y farfullado: “pero cómo pudo ocurrir esto, buaaa”, en un capítulo en el que todos los habitantes de una aldea invadida (creo que es en Gorazde”, sobre Bosnia) huyen de los sanguinarios agresores lentísimamente, durante toda una noche, rodando por un bosque con los ancianos a cuestas. Lo admiro muchísimo, pero muchísimo. Y, desde luego, no aburre. Mantiene a cualquiera con los pelos de punta.

  

Tal cual, señoritos y señoritas. Por si algunos no habéis entrado todavía por la novela gráfica, o cómic, o como queráis, esta es una manera de abrir boca aunque os la deje seca. Después de leerlo, querréis más. Solo hay un libro, delgadito, algo sobre el rock, que me pareció un tostón, como para hacer tiempo entre una y otra  de sus publicaciones. En esta página tenéis uan entrevista con él:

http://www.entrecomics.com/?p=6136

Y, de paso, recomiendo “From Hell”. Una serie de libros que más tarde se juntaron en libraco y que me pareció una joyaza. Detesto la Wikipedia, pero como me tengo que poner a dormir por lo de madrugar mañana (ouch!), recurro a ella:

From Hell (en españolDesde el infierno) es una serie limitada de historietas realizada entre 1993 y 1997 por el guionista Alan Moore y el dibujante Eddie Campbell, que especula acerca de la identidad y motivaciones del enigmático asesino Jack el Destripador. Su título procede de las primeras palabras de una carta anónima que fue enviada a la prensa en 1888, simultáneamente a los crímenes, y que pudo haber sido escrita por el propio asesino. La obra está minuciosamente documentada para proporcionar verosimilitud a la historia. 

From Hell toma como punto de partida la teoría del libro de Stephen KnightJack the Ripper: The Final Solution -considerada en general poco solvente por los expertos-,1 2 según la cual los asesinatos serían el resultado de una conspiración masónica y real para ocultar el nacimiento de un hijo ilegítimo del príncipe Alberto, Duque de Clarence, nieto de la reina Victoria. Moore afirma en el apéndice de la obra que no suscribe esta hipótesis acerca de los asesinatos, pero que lo consideró un interesante punto de partida para narrar la historia.

En la misma, el príncipe Albert Victor, duque de Clarence, nieto de la reina Victoria, tiene una hija fruto de su matrimonio secreto con la dependienta Annie Crook, del East End de Londres. La reina encomienda al médico real, el masón Sir William Withey Gull, la misión de acabar con todos aquellos que sepan de la existencia de la niña. Las víctimas son un grupo de prostitutas amigas de Annie Crook, que habían intentado chantajear al amigo del príncipe, el pintor Walter Sickert, para conseguir dinero con el que hacer frente a la extorsión de unos matones.

Gull da una interpretación mágica a la macabra misión que le ha sido encomendada. Para él, los asesinatos son un acto de magia simbólica que contribuye a reforzar el poder del hombre sobre la mujer. Su peculiar punto de vista es expuesto por Gull en un alucinante recorrido, junto al cochero John Netley, por la ciudad de Londres, cuya arquitectura es interpretada en clave simbólica (especialmente las siniestras iglesias del arquitectoNicholas Hawksmoor).

Netley y Gull inician sus expediciones nocturnas, y, sucesivamente, acaban con las vidas de Polly Nicholls, Annie Chapman, Elizabeth Stride y Catherine Eddowes. La investigación de los asesinatos es llevada a cabo por Frederick Abberline, ayudado por el vidente Albert Lees.

Algunos personajes históricos que aparecen en la obra, aparte de los ya mencionados, son Oscar WildeAleister CrowleyWilliam Butler Yeats,James HintonJoseph Merrick (conocido como “El Hombre Elefante”), y miembros del circo de Buffalo Bill.

Más allá de las controversias acerca de la identidad o de los motivos que impulsaron al célebre asesino, el verdadero interés de Moore es realizar un retrato profundamente crítico de la Inglaterra victoriana. Las desigualdades sociales de esta época -la edad dorada del Imperio Británico– aparecen patentes: en uno de los capítulos de la obra, se contrasta la jornada cotidiana del opulento doctor Gull y de una de sus miserables víctimas, la prostituta Polly Nichols. El contraste en los dibujos de Eddie Campbell es capital: contrastan una imagen dulce, suave y hasta estereotipada de la vida social de la elite londinense, con dibujos (dominantes en el libro) hechos de muchas rayas toscas y oscuras que dan forma a los personajes y la ciudad. Los dibujos propondrían que no es la imagen dulce la que prevaleció en Londres sino la contraria, la que prevalece en el libro: todo Londres, desde la Reina hasta la última de las prostitutas, es un “infierno”, y el Dr. Gull es su rey.

Durante el relato de uno de los asesinatos, las escenas del crimen se alternan con las imágenes de un mitin cercano, conducido por William Morris, donde el escenario está dominado por un retrato de Karl Marx. En el apéndice de la obra, Moore expresa sardónicamente su pesar por el hecho de que Inglaterra no haya conocido una revolución sangrienta similar a la francesa.

Otro día hablaré de novelas gráficas japonesas (no de robots ni muñecones infantiles con cara de globo, sino de temas sociales, locales, contados con dibujos realistas y personajes con los que empatizar).

 

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s