Mi barrio, mejor que el Sésamo

Después de tomarme las hidracidas para prevenir la tuberculosis que se nos puede venir encima, entre otras dolencias que desatenderán salvo a los ciudadanos de posibles (que a partir de ahora ya no son los de posición desahogada, sino más difícil todavía: los que pueden cotizar regularmente porque tienen trabajo ininterrumpidamente), os pongo estas letritas para deciros que me voy a ir a deambular, que es lo que más me gusta aparte de mis lecturas, y de la música, y del blablableo, y del cine, y de la plancha (mmmm, con esas quemaduras que me hago, que parezco monja de beatificar)…Pero antes os ofrezco estas fotos tomadas en mi deambular anterior, hace un par de días, que era incapaz de zanjar para venirme a casa dado el frenesí que reinaba en la Puerta del Sol. Venía yo asqueada del cine, de ver “Alps”, porque me había deslumbrado “Canino”, la anterior de Giorgos Lanthimos (al que no había oído mencionar precisamente hasta esta última, estupefactante, anonadante, abrebocadora y que no permitía ni parpadear). Pues qué horror de película, “Alps”. Uf….encima tuve a mi lado a una tipa mirando continuamente si tenía mensajes de guasá y al otro lado a una pareja con ataques de  risa histérica, y más cuando yo les miraba cruzado, que es lo mismo que con los ojos de fuego.

Pero…lo que esa tarde había en la calle, mamma mia! Al viejo de la armónica lo controlo de siempre, de vista, pero nunca he hablado con él porque me/lo conozco!

¿Dónde está Wello?

   Esa cabra es una cabra…pero el de la derecha es…¡Wello! Lo hemos encontrado. A partir de ahí veremos cómo se busca la vida (bueno, igual que yo, que soy Matesa Hari), y, más que nada, víctimas entre los viandantes de ese día festivo tan festivo.

   Mientras los obreros de Espe preparan contrarreloj el graderío para el despropósito del 2 de Mayo y sus interminables horas de discurso, el Wello parece que se va, pero no se va.

Busca y encuentra. A estos chavalitos, muy educados, los tiene abrasados durante muchos minutos.

   Obsérvese cómo tiene de gaseado a este transeúnte y de pasmado al transeúnte del fondo.

  Dios los cría y ellos se reconocen; un señor que conoce de vista al awellito le hace el gesto de tocar la armónica…¡ya está, se abre la sesión!

o                                         Encuentra a una mamá con un niño, de procedencia extranjera, o de origen latinoamericano, como dicen los medios horteras. El caso es que la mamá y el niño están encantados, creen que todos los españoles son como lo que están viendo y se dicen mutuamente: “¡qué bien lo vamos a pasar en este país!”. No saben que, en fin, una de cal y otra de arena. Pero disfrutan con Wello. Mientras tanto ¿qué tenemos aquí? Una chica vestida de princesa de diario se cuela en el grupo y se pone frenética con la armónica.

       

 El bailoteo Le dedican el bailoteo a la mamá y al niño, que son los más fieles espectadores (y yo, pero en secreto. Bueno, a lo mejor me han visto ya! :-).

                   El wellito, si no verifica la calidad del tejido del vestido, revienta. La chica sigue encantada con el Wello. Y entonces llega una señora y les dice que solo ellos están tan animados en la plaza, y que hay que bailar. Y ya tenemos a Wello, la princesa, la señora entusiasta del baile…y se topan con unos que llevan una guitarra y ganas de cantar. Total, que el Wello se deja de Himno Nacional y se apunta a “Adelita” y “La barca de oro”, mientras la señora y la chica bailan y la mamá y el niño miran, yo también, y así durante…¿una hora? Dos? Porque también estuve con los del 15 Eme, lo digo así para que al hacer búsquedas no empiecen a fisgarme los de la CIA! Están planeando, pergeñando y convocando para la estación. No han parado…como decía yo, y según he visto en sus gráficos, mantienen por los barrios sus reuniones y además las comisiones de Vivienda, Educación, Antirredadas, Inmigración, y tal y tal. El Wello se quiso meter en su corrillo al ver que había cámaras de la tele, pero vio que no le hacían caso y el asunto era aburrido, y se fue. Es que el Wello a veces se pone a hacer la estatua y claro, tan vestido de calle, tan vetusto y tan propenso a los accidentes cerebrovasculares con resultado de parálisis debido a la edad…la gente intenta ayudarle y le toma por el brazo para sacarlo del metro o de un comercio (yo lo vi haciendo la mona en Camper y me partía, ninguan dependienta se atrevía a echarlo y los clientes -todos guiris-que entraban, salían por patas, temiendo que el anciano sufriera un colapso y tuvieran que auxiliarle). Otra de sus costumbres es ir tocando el dichoso himno detrás de las procesiones y si se ha olvidado la armónica le da igual, hace muy bien la trompeta con la boca, entre dientes, y da el pego. Hace unos días me enteré (por eso nunca estaré en una red social, porque ya tengo la mía!) de que el viejito fue practicante en un sanatorio en Legazpi y se le fue la olla. A mí me parece muy bien cómo se le ha ido, porque llevo bien el mismo rumbo, menos la parte del himno nacional.

 

   Dejo la Puerta del Sol con sus actores de verdad y su reloj-souvenir, y me encamino a casa.

 El horror acecha por el camino…¡el Bebé Grimoso, enfrente de mi portal! Es uno de ellos, porque hay varios. Yo no sé si es este elemento el que, una vez que estaba yo abriendo mi puerta, me miró fijamente y me siseó con voz de pervertido diabólico: “¡quiero follar contigo!”. ¡AAAAAAAAAAAH, qué ascooooooo!!!!

Prefiero quedarme con esta carita. A estas alturas ya está meridianamente claro que los niños son lo mejor…para mí. Son mis amigos. ¡Oh! Por ventura…¿no seré yo Teresa Rabal? ¡Naaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Mi barrio, mejor que el Sésamo

  1. Sereno Inquieto dijo:

    ¿Y la princesa? Todos los demás me parecen “normales” (exceptuando a la cosa esa grimosa y que pide a gritos una reconversión humeante), pero empiezo a dudar si la chica no era un ectoplasma redireccionado desde el Mago de Oz. Será cuestión de llamarla armoniosamente con la armónica, por pura curiosidad antropológica, o paranormal, ya puestos…

    Wello es un artista comprometido con la (su) causa, cosa ésta que nunca desmerece, si la causa es “irreconocible”, que es cuando lo casual se convierte en vida, y donde la anécdota palpita.

    • Holaaaaaa! Pues tengo una hipótesis sobre la chica, o el aura, o la nube, o lo que que quiera que fuera esa criatura extraña al lugar. Como siempre, se debe a mi red de redes sociales, que consiste en poner un pie en la calle y volver con el teléfono de alguien, con un “me lo he pasado muy bien” recíproco, con la promesa de otra visita (si es una tienda o un bar donde me puse a blablablear con el -a dueño-a o dependiente-a, no me gusta usar lo de los dos géneros o el unisex, pero en este caso es para hacer hincapié en que las edades, sexos, especies, géneros y demás variantes, suelen repartirse homogéneamente)…
      Total, que el otro día entré en una tienda en la que la dependienta y yo blablableamos ¡CUATRO HORAS! y, contándole todo lo que vi la tarde anterior en Sol, me dijo que la chica podría ser una conocida de ella, de cuyo nombre no me acuerdo (la chica de la tienda, sí: Agostina, con o) que estudia teatro y hace sus pinitos y sus performances, y que anda a veces por la zona. Pero, así como a Wallywello lo veo muchas veces, a ella no. ¿O será una de las Hello Kitti, un Cristo levitando o cualquier otra estatua humana de las que andan por el barrio? Bueno, Hello Kitti anda, las estatuas se extasían en su yo y probablemente en su dolor de pies o de calumnias vertebrales u otras calumnias.
      Así que lo mismo era ella y estaba en promoción, con su carpetilla del curriculum en una mano y la maletita en otra. O a lo mejor es Bonnie, la de Clide, vestida de entretiempo y lleva la metralleta en la maleta, que además ambas hacen ripio. La maleta, la metralleta y la actriz esteta fumando un peta, qué historieta.
      Pero preferiría que fuera algo más misterioso. Lo del ectoplasma está bien.
      Me alegro de leerte. Saludineeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeees!

      • Sereno Inquieto dijo:

        Pues me quedo más intrigado, y ya empiezo a buscar nexos entre tan aparentemente dispar continuidad de coincidencias. ¿Y no podría ser que Agostina fuera en realidad nuestra espectral Bonnie, con su maleta llena de muestras comerciales, para tantear la “demanda” de la zona? ¿Te fijaste si llevaba restos de colorete en los mofletes? Aunque todo esto sólo es una posibilidad bastante alejada de lo razonable, tanto como cercano mi sueño, que quizás explique este “desdoblamiento” somniloquioso mío.

        Buenas noches, y gracias por retratar y relatar así la vida, que cuanto más cercana se siente, más verdadera es. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s