Volveremos a morir de gripe

Hola, mirones. Ya sé que estáis ahí. Pero yo estoy muy cansada, y os voy a dejar con este sabor de boca: ¿Cuántas personas creéis que se van a morir de enfermedad curable en España por los cojones de un tipo que resulta ser presidente con mayoría absoluta? ¿Veis las gracietas en qué terminan? Yo, como no voto útil, podía estar ahora como siempre, diciendo: repugnantes. Como lo digo siempre que miro para un gobierno. Pero hombre: repugnantes por esto, por aquello, por casi todo….¡¿pero por absolutamente todo?! Ya no digo: repugnantes. Digo: qué asco, y cuando lo digo y tal como lo digo me pica la garganta de rascarla con las letras.

Mi vecinita, la novia de mi vecinito, es joven y tiene trabajo no siempre, ahora sí, es decir, tiene trabajo, pero aunque no es exactamente como no haberlo tenido nunca, es una mierda. Cotiza como autónoma cuando tiene trabajo. Entonces se da de alta, pero como está ya tan rara la ilegislación de la sanidad y del trabajo, no sabe si mañana puede ponerse enferma antes de ir a trabajar o después, cuando sea otra vez oficialmente autónoma, cuestión de estampitas con firma. Yo puedo ponerme hoy enferma y de baja por ello, y dentro de tres días estar sana y obtener el alta, pero ¡ay de mí, si enfermo de lo mismo en el plazo de nueve días! Según la ley, me pueden despedir por ser cochinaguarrainfecciosavíricopurulentacontagiosamalignaprurítica….fibrilante auricular suprasinestésica por segunda vez. Vete a la privada si tienes dinero, te dicen….pero, como dice N., mi vecinita de arriba, y si pagas y no tienen un medio decente como el que sí tiene (o tenía) la seguridad social para tratarte?  Eso ya partiendo de la base de que antes de que hayas contraído esa enfermedad ya han muerto 3.000 personas solo en tu barrio por lo mismo y por no tener una moneda para pan.

Sí que es escalofriante, y da la medida de la importancia que damos a las personas en cuanto individuos y en cuanto convecinos de barrio, de amor, de sangre, de trabajo, de vista, de aprecio. Ni siquiera nos la damos a nosotros ya, porque si se nos ha caído la dignidad por el camino, la colectiva y la individual, es que nos importamos una m….No nos importamos pero pretendemos cosas. Obtenerlas, poseerlas, creerlas, gastarlas, malgastarlas, destrozarlas. Cosas. Aspiraciones para imbéciles y aspiradoras para alfombras, y tutti contenti. Qué guay. Nos íbamos a tomar una cerveza, N. y yo, pero tengo tanto sueño y tanto cansancio de la bobería, y tanta pena porque se van a morir tantos y no le va a importar a nadie. Eso sí, estamos llegando al día en que los “progres”, como la mierda de periódicos que compramos, maticemos: “¿que han muerto cuatro de hambre en este barrio? ¿Pero españoles o extranjeros? Extranjeros, ya saben, es la manera de decir ahora inmigrantes, por no decirlo. Sobre esto me ha contado hoy N. que oyó hablar a dos médicos y, como hago yo, pegó la oreja. Opinaban de los recortes en sanidad, y uno decía: “claro, es que si lo miras al detalle cómo le vas a decir a ese moro que no lo atiendes, que no tiene ya derecho, hombre, si lo tienes delante y es una persona y te da pena, pero es que no puedes mirarlo al detalle, tienes que verlo globalmente, porque globalmente es bueno” (el nuevo modelo de insalubridad pública). Qué creo yo que va a pasar? Que empezaremos a salir masivamente en los medios internacionales (ya salimos estos días: “España hospitales cerrados”) y el presidente se quedará “perplejo” como dicen los titulares, y no entenderá por qué no le entienden dentro y fuera de esta su patria, patriota de mierda. Pero eso solo es crítica, qué más nos da, si este país se mira el ombligo y siempre se lo ha visto precioso aunque Merkel o el BCC o Rupert Murdoch, o Apple, o Coca Cola, o Inditex, digan lo contrario…es decir, los poderes fácticos con los que desayunaría yo todas las mañanas para estreñirme en caso de necesidad.

Si eso es la crítica, lo peor de lo que creo que va a pasar es que volverá a haber sobornos de médicos, que atenderán a los amigos, a los que les dejen su óbolo en el platillo, a los que les regalen una reproducción de la Venus de Milo en marfil cosechado por el Rey de Ejpaña otrora en compañía de Gadafi y ahora de representantes de los guardianes del wahabismo aquí…Y nada, a vender órganos en internet y en el portal, a jugar en las salas de máquinas esas que se mezclan con los monumentos en los cascos históricos y a ver si te llevas el premio gordo y te pagas un entablillado de ese dedo que lleva un mes roto. Y de paso te cubres la gangrena, que es antiestética. Y qué cansado es trabajar, pero no digo en la jornada laboral, digo en estos ratos de histeria colectiva pero cada uno en su casa.

 

 

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s