Por si me iban a despedir

Pues sí. Un día me atacó con todas sus garras la intuición de que me iban a echar del trabajo por hacer bizarramente públicas mis opiniones, a diario, en el correo interno. No sé si lo había contado, porque me repito más que la Abuela Cebolleta, pero el primer día que envié un correo de esos y como destinatario le di al TODOS, pensando que TODOS eran solo los redactores de la casa, voy y recibo un acuse de idem que pone: Enviado a: director general RTVE, don Fulano, director de TVE, don Mengano, de RNE, don Zutano, director de Recursos Humanos, don Perengano, director de Informativos, don Alfredo Urdaci…A continuación, una lista interminable de cargos, mandos intermedios y, finalmente, mindundis, que eran mis destinatarios intencionales.

Primero me dio un mareo con epicentro en el hipotálamo, despues un ataque de gastroenterocolitis, y al final me dije: bueno, ahora que ya lo sé, voy a echarle arrestos y a “expresarme” a diario, si me viene en gana, y si no, casi a diario.

Y aquí vuelvo al principio: un día me atacó con todas sus garras la intuición de que me iban a echar del trabajo por hacer bizarramente públicas mis opiniones, a diario, en el correo interno. Y me despedí de todos, por si acaso. Lo malo fue que casi todos (menos los inmediatos) se lo creyeron y me salpicaron de correos tipo “necesito que me lo traduzcas”, “¿de verdad que te echan?”, “ya sé que a lo de degradarte a lavandera es ironía, pero..¿te vas?”…

Esta fue la “despedida”…hace 6 años. Me temo que en los próximos meses me voy a ir yo pero también otros cuantos cientos. Así están las cosas, todos los estados modernos y “civiliados” del orbe de la tierra seguirán con sus radiotelevisiones públicas muy bien hechas, dando a los ciudadanos lo que el destino vulgar de las teles generalistas basura no les dan. Con su Orquesta y Coros intercambiando conciertos con el resto de las públicas del mundo, con sus series de ficción y documentales y reportajes exportables, y con su caché cultural, con humor ácido y caricaturas sobre el país propio.

Ahí va. ¿Es realista? ¿Se percibe el miedo al despido? Y con esto me despido. Va:

Ante la imposibilidad de despedirme en carne viva de todos los compañeros del vilipendiado (sin causa) y desconocido para los de “la casa” (ay, qué soberbia la de los telediarios y sus ombligos!) Canal 24 Horas, recurro casi por primera vez a este medio para anunciar que al fin me han ofrecido un nuevo destino, a pesar de mi despreciable calidad humana; o más bien por eso, dado lo punitivo del destino: es una plaza de nueva creación, LA TAQUIMECALAVANDERA.

Hay que decir, en puridad, que es más un revival que una creación, ya que la primera taquimecalavandera fue Lali Soldevila, como imagino recordaréis igual que recordáis el anuncio televisivo en el que ofrecía una dignísima y orgullosísima ostentación del oficio. ¿O era Gracita Morales?

Y es que ser taquimecalavandera requiere pulsaciones, un boli, una muñeca más rápida que el dedo de Billy the Kid, un tambor de detergente (que proporcionará la empresa empleadora) y una tina, o bien una lavadora.

La ubicación, nada problemática ni difícil, un sótano obscuro y ocupado por complejos cableados y por la propia taquimecalavandera. Si la taquimecalavandera es sociable, puede matar los escasos ratos libres charlando con los cables, a los que distinguirá por los colores que le permitirán saber cómo dirigirse a cada uno.

La descripción de esta categoría laboral y humana es harto difícil, y nos devuelve a los tiempos de la Ilustre Fregona, Constanza, llamada ilustre porque fregaba plata y no loza; y como aquí es plata todo lo que reluce, fregones no ilustres no puede haber, ni taquimecalavanderas ordinarias.

Así pues, me cabe la honra de haber sido requerida en funciones tan pulidas, tan dignas y tan necesarias, al tiempo que útiles para las (después de las preceptivas beatificaciones) canonizaciones exprés, tan del gusto de los cagaprisas eclesiales rancios que intentan no perder su propio expreso.

En una palabra, en su día me jubilaré realizada, dignificada y santurrona. Y, ya ama de llaves de la sede celestial, no pienso abrir las puertas a quien ha tardado tanto en hacerme feliz mediante este ascenso buscado, justísimo y justificadísimo, y sin sospecha alguna de enchufe en su obtención.

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s