Ejército enemigo

Es un truco para que entréis. Por lo llamativo. ¿A que parecía que iba a hablar de política? Pues sí voy a hablar, pero después, y dentro de lo limitado de mi interés en la política, sobre todo la nacional.

Pero “Ejército enemigo” no es más, ni tampoco menos, que el título del libro que estoy leyendo. Supongo que ya lo habré dicho, ¿o no? Pues qué vergüenza, porque entonces os habréis dado cuenta de lo que estoy tardando en terminarlo…me quedarán unos 40 minutos, pero por el medio he hecho muchas cosas, como siempre, y no todas de provecho, como siempre, y además no tienen por qué serlo. Como si ninguna lo es, da igual: desde un cumpleaños que duró todo el día (así es la vida, y me alegro) en domingo, hasta mis efímeras investigaciones varias sobre temas surtidos, lecturas de artículos urgentes sobre el salafismo, el yihadismo, el wahabismo y el idiotismo de sus matarifes, pero que no lo es menos que el de sus presuntos conocedores. Se ve que en España ha leído mucha gente el Corán. Y en Francia, y en Alemania. ¡Y la Biblia, claro, para compararlos, jajajajajaaaaaa! ¡Pero qué hipócritas mentirosos!

 Feliz cumpleaños, neiborito!

Y también he estado mucho en la cocina, haciendo obras de arte con especial incidencia esta vez en las verduras pero no solo…. He estado trabajando con zanahorias, espinacas (y sus pencas), coliflor, rúcula, berenjenas…y jamón, piñones, pasas, setas…bueno, mucho color y poco sabor, en el sentido de que los productos son lo que son, por más que una se empeñe, y o tienes huerta o te fastidias y te conformas con imaginar el 50% del aroma del que carecen ahora los verdurolondios.

          La etiqueta se debe a que para hacer cocina de etiqueta hay que vestir de etiqueta, Maria Enriqueta.

Y hablando de verduroladas y verdulerías, cómo anda la peña política, ¿eh? Y debo reconocer que, con lo poco que me interesa, salvo en el aspecto social, que para mí debería ser el único (más sus administradores y gestores, en el buen sentido de estas palabras), ayer me reí muchísimo yo sola con el resultado de las elecciones en Andalucía y Asturias, más que nada por las reacciones que suscitaron. ¡Ay, los propios políticos! ¡Ay, los fans ante las fachadas o bajo los balcones de las sedes! Y ¡ay…los medios de comunicación! Perdonarán mis compañeros y los de ella, pero nuestra portavoz opinadora analista actriz y déspota, muy sobradita, ¿eh? No es nada raro, pero le sobraba euforia. Y, por otra parte, en la tele de Espe….¡no daban pie con bola! Entre sentimientos, información, rabia vitriólica que más imposible (Herman Tertsch estaba insoportable, anacrónico, excesivo, pueril, machacón y petardo con ese léxico de “radicales”, “zapaterismo” (en el tono de quien pronuncia “estalinismo”), “antieuropeísmo”, “antirreforma”, “lo más alejado de la socialdemocracia”, y vuelta con el “radicalismo”, “izquierdismo radical”, “radicalismo izquierdoso” y triceversa…….ay, dios, yo creo que tanta noche sin dormi y sin probar el agua, y perdonen que sea tan mala y tan testimoniadora, le dejó finalmente sin salud y sin axones+ergastoplasma+neuronas+dendritas+meninges+área de Broca+hipotálamo+espíritu crítico+HUMOR, que es lo que más le falta en el pensar y en el contar las cosas. Espíritu cítrico sí que desbordaba. Y la rubia de siempre….no, no me hagan mentarla porque me da hasta miedo. y toda la familia. Uf. Miedo. Caspa. Radicalismo  …..ista y ……ismo radical. Y poliversa.

Vuelvo al librico (en la lengua local de mi asesora ya en varias ocasiones: ¡gracias, chavalica, de paso!  🙂

      

Pues sí, “Ejercito enemigo” es duro y desolador, y cínico un montón, pelado, desangelado, áspero, agreste, díscolo. Pero no hace más que alargar, cual dendritas (esas ramitas que salen de las neuronas) mis pensamientos sobre la solidaridad y las organizaciones y personas que “trabajan por y con ella”. No es todo mala voluntad, no, pero los “expats”, los que se van por ahí haciendo el bien por doquier y tal, pueden no ser más que unos cándidos…En el mejor de los casos.

Es igual, es inútil, es políticamente incorrecto hablar en crudo o en frío de las cálidas ONG, aunque muchos pensemos lo mismo o hayamos oído, visto, leído, investigado al respecto…Solo un ejemplo, y solo digo que en Guatemala es donde más vergüenza me ha dado pertenecer a los blancos buenos. No, no estaba en una ONG, pero supongo que todos los visitantes somos iguales a los ojos de los que deberían ser reconocidos como anfitriones o como “los señores de la casa”, y resulta que son tratados como los niños de un colegio visitados por la reina Vaina de Jordaina o el Papa Putanito Veintipico.

¿He mencionado alguna vez lo último que he leído sobre esto? Pues repito: era “El espejismo humanitario”, “La guerra de Emma” y “Blanco bueno busca negro pobre”. Y las novelas gráficas de Joe Sacco: “Gorazde: zona protegida”, “El mediador: una historia de Sarajevo”, “Palestina: en la franja de Gaza”.  Algunos van de conflictos, pero todo va de la prepotencia y el paternalismo (en el mejor de los casos) del benefactor que va a arreglar el mundo a su medida y con sus baremos, ideas y aproximación al mundo en sí, a la vida, a la moral, al consumo y a la producción. Bueno, y más. Y de cómo el favorecido se contagia, se aprovecha (¿hace bien o mal? Pues ninguna de las dos cosas, digo), y ambos se vuelven a cuál más cínico y acomodado a la coyuntura, tanto como para perpetuarla, que es lo que está ocurriendo. Y son, al mismo tiempo, amo y esclavo del otro o de terceros elementos humanos o no.

Y de ahí parriba. Lo de arriba es el fraude, el robo, la manipulación y la sempiterna y ubicua política, que aquí, cómo no, también está.

Bien. Cuando termine este librico, seré otra. Más cínica, más seca, más áspera, más austera, más silenciosa, más antisocial y probablemente más antisociable.

Porque en otra cosa muy muy fundamental pal día de hoy, de mañana y de anteayer, también “Ejército enemigo”, de Alberto Olmos, es una prolongación de mis pensamientos: las redes sociales son fascistas. Matadme si queréis.

En realidad, ahora que lo pienso, pero no hacía falta que lo pensara, los buscadores o motores de búsqueda son fascismo. Internet es fascismo.

Es control. No escapa nadie. Pero encima seguimos criticando todo lo que suene a Gran hermano…que es conocido por un porcentaje similar al de la Biblia y el Corán, pero igualmente socorrido.

Me da igual que se le suponga una oportunidad para la libertad. Yo creo que se ha desaprovechado la libertad en el saber y en la comunicación fuera de la net, de la web, de la URL, de la red social, de la IP dinámica o estática, del password, del proxy, del “a Pepinillo le gusta eso”, del “Majaderillo quiere ser tu amigo”, y es tarde para probar en un soporte absurdo. Grosso modo. Ya sé que si descendemos a lo particular todo esto es útil todo esto es utilería, no utillería, ayyyy, me acabo de acordar de que esto lo he comentado, muy airadas las dos, con A.R, o sea, Anita, que es la misma, nada más y nada menos, que me recomendó “Ejército enemigo” y otros.

Yo no estoy en redes sociales, pero escribo en este pizarrín. Sin embargo, para mí esto es una dendrita (¡y dale!) de la calle, un callejón de una calle, un ramal de una carretera secundaria…Internet me completa el día, me evita comprar (tantos) libros y enciclopedias, me ahorra sellos (porque he llegado a escribir, en tiempos, seis cartas diarias, pongamos cuatro de media), me alimenta el cáncer con el software que le da a luz, me da sensación de control, de “el mundo en mis manos”. Menos mal que me dura lo que me dura, y entonces sigo adelante pero sin creerme nada. Y además puedo estar sin él más o menos como sin cigarrillos (fumo a veces, otras no; días sí, mes no, semana sí, día no) y sin teléfono. Bueno, al teléfono es que le tengo auténtica y creciente fobia.

LO QUE SÍ ME GUSTA ES HABLAR: blablablablablablabla…

Pero hasta eso solo me apetece si encuentro víctimas. Buscarlas, no las busco. Me encierro periódicamente varios días y me parece delicioso. Ni teléfono ni nada. Hablo con las espinacas, las zanahorias y las lonchas de jamón de pega. No huele a bellota ni de coña.

                             PD.: Este ya vuelve a visitar a los que hablan español. Los que le esperaban querían que hablase de cositas incómodas…la violencia en México, la pedofilia que tanto salpica a su plantilla…Las relaciones con el gobierno cubano (no me extraña que sea incómodo: su macrosecta está totalmente privilegiada; yo soy cubana y me hago santera, fíjaos, ya ni atea: ¡santera!).

 Yemayaaaah, Changó, toquémolo tambore batáaaaa, toca el iyáaaa, el itótele y el okónkolo!!! Ay, Ochun y Orí, Obatala y Ayaóooo, tum tum tum…!!!

(Pero mira mi amol que yo a la gallina no la degüello, ¿eh?) Tum tum tum…aaaay, Ajaaa, y Babalú y Boromúuu, tum tum!

 

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ejército enemigo

  1. untalmarra dijo:

    un par de cositas:
    pencas de espinaca, pencas de espinaca….serán de acelga http://desenhouxio.wordpress.com/2008/11/24/desenos_054/
    talvez literariamente sona ben penca-de-espinaca, pero non, son acelgas. Que síiiiiiiiiiiiii.
    Segunda. Non deixes de escribir cartas tradicionais, mi amol, co fermosos que son eses selos de flores, de libélulas, de hemípteros e himenópteros. Mesmo de cidades ou de catedrais.
    Admira estes dos Ropalóceros Argynnis paphia, Melanargia ines, Charaxes jasius, e Papilio machaon: http://www.correos.es/comun/filatelia/2011/img/18-01-11c.jpg
    Pois iso.

  2. pues yo sigo bastante con los libros, el día entero casi… el Zaratustra sigue dando mucho juego… desde la adolescencia hasta ahora, solo que ahora me hace reír a carcajadas y antes me ponía sublime ¡sigue siendo genial el nietzsche!
    Por ejemplo en “El pais de la cultura” :
    “en verdad con anhelo en el corazón llegué. Más ¿qué me ocurrió? A pesar de mi angustia ¡tuve que echarme a reir! ¡nunca habían visto mis ojos algo tan abigarrado! Yo reía y reía mientras el pie aún me tamblaba, así como el corazón: “Esta es sin duda la patria de todos los tarros de colores -dije.
    Con cincuenta chafarrinones teníais pintado el rostro y los miembros ¡así estábais sentados, para mi asombro, hombres del presente!
    ¡Y con cincuenta espejos a vuestro alrededor que halagaban el juego de vuestros colores y lo reproducían! ¡En verdad, no podríais llevar mejor máscara, hombres del presente, qeu vuestro propio rostro! ¿Quién podría reconoceros!
    Emborronados con los signos del pasado, los cuales estaban a su vez embadurnados con otros signos: ¡así os habéis escondido bien de todos los intérpretes de signos!”

    (Además estas cosas ya no pagan derechos de autor)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s