Extinto fin de semana

Los findes no veo a nadie, no quiero que existan y punto. Así se pasa otro fin de semana, dentro de un rato dormiré porque mañana, día del padre de todos y del padre nutricio de dios (según cantábamos, que ya me contarán lo de nutricio y lo de la carpintería), trabajo a la hora acostumbrada. Mejor dicho, exigida. Porque a trabajar no se acostumbra una, y no quiere decir que me aburra del todo, pero no es precisamente una costumbre.

No he visto gente, en fin, pero sí he salido. No he visto a nadie a quien debiera saludar, afortunadamente, pero ver, lo que se dice ver, he visto al centro parecerse a una manifestación, como siempre.

 “Sí, claro, hijamujer, si no me gusta, lo descambio” (así dicen en Madrid, descambiar, no se descabalgan de ahí, y me pone mala!)

 Y venga a pasear, y venga a buscar la tapa, el sol de Sol, el Kilómetro 0, el periódico, el camino de vuelta, la perdición…

          Vas tan tranquilo, coges la calle del Carmen y te compran la pulsera de la abuela, te estafan y tienes que volver a cenar choped, por idiota. Odio a estos tipos del oro, y qué bien se lo están pasando con la crisis.

 En los sitios más de siempre ahora les hacen a los irlandeses el Saint Patrick, como también hay San Valentín, Halloween, el día de las Enfermedades raras, el de sin coche, el de la Pepa, el de las puertas abiertas en el Congreso, el del padre, el de la huelga general y el del hastío, que es el mismo. Y luego está el Día del pedo por libre, jejejeje…..

                                                                             Marifé de Triana y Juanita Reina, calladitas y a la sombra.

 

 

La pizzería Maravillas es más antigua que el chotis, la caña estaba estupenda, pero…. ¿por qué hablaba tan alto esa tía?

 

         ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Madrid es un pueblón!!!!!!

 Y de Malasaña, vuelta a Sol. Dios, los dichosos muñecos, a cientos, repetidos, pesadillescos, horrorosos. ¿Qué hacen aquí tantos Bob Esponja, si me han dicho que el de verdad está de vacaciones en los Urales?

                                                 El peor es ese muñeco tan faliforme que tanto habla con el falso Bob, sin saber que el auténtico Bob está en una casa rural de los Urales, como dije antes. El muñeco falo* es tan feo de frente como de espaldas, pero es trend topic en la calle, ¡ayayayayay! Se ha perdido el gusto!

*Me acaban de decir que es un estrello de mar. Humm, no sé….

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s