Más tuiteros…menudos tuiteros

Lo que faltaba. A loa tuiteros más plastas y persistentes del mundo, Hugo Chávez y Ana Pastor (la de Los desayunos de TVE, no la inefable ministra), se añade un tercer tuitero que se anuncia “frecuente”: el jefe de los católicos ultra, el Papa de Roma, el pope del fundamentalismo cristiano, Benedicto el Ubicuo:

MONS. CLAUDO MARÍA CELLI CONFIRMA QUE EL PAPA SE CONVIRTIRÁ EN UN «TUITERO FRECUENTE».

Autorizará personalmente los mensajes con su nombre.

La falsa noticia del fallecimiento de Benedicto XVI en Twitter no desanimó a la Santa Sede. El Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales sigue adelante con su proyecto de convertir al Papa en «tuitero frecuente». Y el pontífice está de acuerdo, tanto que autorizará personalmente todos los mensajes que se transmitan con su nombre a través de la red social. Lo confirmó al Vatican Insider su presidente, Claudio Maria Celli.     (www.infocatolica.com)

Guay. Ahora, más ubicuo merced a las so-called redes sociales, un invento pueril (perdonen, ya sé que son legión, y que el blog es otro invento pueril, pero me hace ilusión despotricar contra lo que detesto), interesado y que a la larga resulta el mayor medio para la estafa a los incautos y el espionaje abierto y tranquilo a todos los ciudadanos del mundo, sean lower, medium o upper class, añado para resultar pedante y cateta.

Pues nada: otra simpática fuente de aliento y diversión para el mundo en una simpática red social.

Yo preferiría tener detrás hasta a Santorum, qué digo a Santorum, al tea-party entero, que al Paparazzi (así llaman en Alemania a su paisano, y viene de Papa Ratzinger), Joseph Aloisius Ratzinger. 

Y yo muy lista para escribir estas gilipolleces que escribo, pero si me descuido no me despierto ni pada la manifestación de mañana. Joés, primero me suena el desper a las 5.40, como para una jornada laboral. Lo apago, me siento animada y pronta para levantarme, pero lógicamente decido esperar, hay que dormir mientras se pueda…Lo malo es que la siguiente vez me he despertado a las 16 y pico de la tarde!

Qué excelente salud para mi edad. Qué asco. He perdido más de media jornada y encima he seguido perdiéndola mirando las noticias y vomitando por mirarlas (vomitando simbólicamente, que da menos asco porque no lleva grumos; qué guarra estoy hoy).

La buena noticia aparece en este mismo blog, pueril y mediatizado, como dice un opinador: ya hay en Galicia una muller que quiere unirse a Resurrección, la secta femenina de adoratrices de Putin (su señora, Putina, no creo que comparta esa fe; me han dicho mujeres rusas, ex soviéticas y possoviéticas que el malvado trata a su mujer despectivamente en público, pero esto ya lo había contado, ¿no?: la coloca en las últimas filas del respetable, y eso cuando es obligatorio llevar a las esposas a un acto políticosocial).

Eso quiere decir que soy una predicatriz por cuenta ajena con un cierto grado de eficacia, comparada con Ana Botella. A la que, por cierto, ha pedido una “plataforma” del taxi que permita a estos profesionales llevar armas en “lo que es el tasis”.

Un taxista que me llevó ayer, inmediatamente después de salir el teletipo con esta información, casi sufre un cólico miserere de la risa que le dio cuando se lo conté. Además de razonable, y disidente de la secta Taxistas Madrileños Nostálgicos del Fary y Encanna (posteriormente adoradores de Fedeguico Jomeini Losantos, y actualmente de Carlos Herrera), el hombre este era totalmente pacífico (y, supongo, pacifista), así que apenas se creyó que hubiera colegas de “lo que es el tasis”, por más fachas, analfabetos y energúmenos que los haya, sobre todo entre los de avanzada edad y nacionalidad española, capaces de atreverse y explonerse al ridículo de pedirle a esa energúmena que les permita llevar armas. Pero si la mayoría pasa de la mampara defensiva, cómo va a querer un arma ofensiva….

…Y más vale así. Porque si a un facha y trabajador de “lo que es el tasis” le da por ir escuchando a Carlos Herrera o radio Intereconomía con un arma en la guantera…me río yo de Michael Douglas en “Un día de furia”!

Ay, y nosotros que nos fusionamos con EFE (o lo que diablos signifique “unir sinergias”, que de por sí es una unión de fuerzas en pro de la eficacia, pero que a los jefes tóxicos les encanta repetir machaconamente en alta voz) y a EFE que les han nombrado un presidente superhiperultrafascista rabioso, el señor ese que tertulializa en nuestra propia tele, la pública (59 segundos), en intereconomía, y que está o estaba en La Razón entre el elenco más radical y extremista de los malvados, histéricos, irritables e irritantes, sinvergüenzas, mentirosos, agresivos, arengadores, manipuladores (a lo bruto, lo que casi implica no ser manipulador, sino directamente convocante). Sálvenos quien pueda.

Es lo que se ha conseguido con sucesivos gobiernos seudoprogresistas, alternados con gobiernos seudocentristas…se ha ido haciendo hueco “la voz del descontento” cerril y matapaciencias, que yo la mía la tengo atacada, no porque escuche a estos señores, sino porque todo el mundo está todo el día en todas partes con todos los pretextos nombrándolos y parafraseándolos. Qué mal olor.

Así que, después de este nombramiento, el efecto activia se queda enano comparado con el que me produce la espera de los nombramientos en la televisión pública, empezando por el presidente de la Corporación y terminando por el mando intermedio más mindundi, rastrero, pelota, cutre, arrastrado, tóxico y analfabeto.

 

 

 

 


Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Más tuiteros…menudos tuiteros

  1. Lo siento… pero por muchos intentos que hago no me encuentro capaz de bajar al plano de lo real, me divierten las cumbres. Me pasé al tarde con teXtos escrituras de este tipo:

    Susan Kirkpatrick cree que Pardo Bazán fue la primera mujer española que elaboró desde una perspectiva feminista los discursos interrelacionados de la modernidad y el modernismo. Contrariamente a las corrientes estéticas de fin de siglo, exploró las implicaciones que tenían esas tendencias para las mujeres, evaluándolas desde una perspectiva no misógina. Kirkpatrick realiza un análisis de su novela La Quimera (1905) desde la perspectiva de la nueva cuestión del arte: el artista como el individuo que posee altas aspiraciones en el mundo moderno. Alejada de los planteamientos estetizantes del mundo natural rural, la obra recurre a una contraposición entre la Galicia rural tradicional y el sueño moderno y bohemio de las ciudades de Madrid y Paris; está última exponente de una modernización ultramoderna y decadentista capaz de exaltar la belleza y el refinamiento del sentimiento más allá de los principios del naturalismo literario. Kirkpatrick interpreta esta obra como manifestación de un giro de Pardo Bazán hacia los nuevos ideales artísticos. Por un lado, detecta en esta obra un homenaje a Baudelaire y, por otro, piensa que la imagen de la mujer artista que ofrece la novela expresa el alter ego de la escritora a través de una compositora que consigue sus objetivos; por el contrario, el hombre artista es un pintor que fracasa al no ser capaz de combinar el entusiasmo estético con la disciplina. La imagen de la artista que ofrece esta novela se alejaría de otras visiones de la mujer características de la época que la presentaban como “histérica y degenerada”. La voz narrativa mostraría lo inevitable de la infiltración de lo femenino en la identidad artística masculina y dejaría claro que la estética modernista sigue un modelo de dominación masculino; sin embargo, la novela presentaría herramientas conceptuales para la posible inversión del mismo pues el hombre artista depende de las mujeres tanto en su vida material como en su obra -son sus clientes y pinta sus retratos-. El protagonista, Silvio Lago, conoce en Madrid a la cosmopolita Espina Porcel y viaja con ella a Paris. Se trata de una mujer mayor que él que trata de escapar de los aspectos poco prosaicos de la vida moderna; es adicta a la morfina y lo introduce en los círculos de la sociedad parisina. Pero frente a la idea de gran artista que él tiene de sí mismo, ella lo describe en dichos círculos como un retratista que sabe vestir a las mujeres y tendrá éxito en los talleres de los diseñadores parisinos. Kirkpatrick considera que la visión misógina del protagonista se transforma con la proximidad de su muerte, una vez de regreso a la Galicia rural. Bajo el cuidado de dos mujeres, Silvio Lago deja atrás la trascendencia artística y se vuelca hacia la religiosa, lo cual expresaría bien que el culto a la belleza y el arte deja paso a verdades religiosas abandonadas por la sociedad o bien que la muerte de dios es inseparable de la necesidad de un nuevo ideal, el estético. Kirkpatrick detecta en el elemento religioso la expresión de un nivel igualador que al estar alejado de las relaciones de poder transformaría la óptica del protagonista. La proximidad de la muerte despierta su capacidad para pensar en Espina como un sujeto más que como un instrumento u objeto para su realización personal. Al recordarla, descubriría en ella un nivel superior de desprecio de lo vulgar, una aspiración a vivir de modo bello y refinado, alejado de lo común y prosaico, ideales todos característicos del decadentismo de la bohemia estética finisecular, es decir, de una sociedad que estaba descubriendo la importancia de las metrópolis y que, lejos de la exaltación romántica y naturalista de los espacios naturales, exhibía ya el culto a lo tecnológico y la fuerza estética de los paraísos artificiales. Kirpatrick considera paradójico que una escritora católica defienda un arte que cuestiona la burguesía y sus normas tradicionales. Sostiene que Pardo Bazán es ambigua pues asimiló lo aceptable y éticamente valido de la estética modernista pero recurrió a la ironía para criticar sus aspectos destructivos. Como exploración del malestar moderno en la cultura, el recurso de Bazán a las figuras de Espina Porcel y Silvio Lago expresa la encarnación de la belleza ideal de la estética modernista pero “también revela el potencial destructivo de dicha búsqueda cuando no consigue alcanzar una visión de valor transcendente” .
    Kirkpatrick analiza la representación de la mujer esteta en “Dulce sueño”, otra de las novelas de Bazán. La protagonista sería, al igual que Porcel, una dandy. Existe un vínculo entre las figuras del dandy y la mujer pues el cultivo de su apariencia constituyen apuestas estéticas. Lina es dandy y es mujer pues ocupa la posición de sujeto artístico y la de objeto lo cual hace posible pensar en la feminidad como tropo de moderno, culto a imágenes fetichizadas y reformulación constante de la naturaleza por medio del artificio. Un componente del feminismo de Bazán sería la no aceptación, en la línea del discurso modernista, del carácter absoluto del sexo. Además, este personaje permitiría oponer el discurso del catolicismo al biológico del naturalismo pues rechaza a sus pretendientes hasta encontrar el dulce sueño en Cristo. Por otro lado, Kirpatrick cree que el recurso de Bazán a esquemas premodernos de religión que remiten a una autoridad última, divina, para garantizar el sentido y establecen así una relación fija entre significante y significado no ha de leerse como algo regresivo. Al transformar el culto modernista al yo en un viaje místico a lo divino “Trataría de adaptar el discurso católico español de la época a la cultura contemporánea”, es decir, la postura progresista de Bazán consistiría en la defensa de un modernismo teológico característico de la España finisecular que redefinía la fe a la luz de la ciencia positivista. La combinación de estética y teología y el recurso a la tradición de mujeres místicas españolas constituirían una afirmación de la igualdad de la mujer en una autora que no considera incompatible el catolicismo con el feminismo y el esteticismo modernos. No hay que olvidar que a pesar de su europeísmo, Pardo Bazán pertenece a una España cuya matriz tradicional y rural se define por la hegemonía de los terratenientes y de la Iglesia, conservadurismo y anti-intelectualismo constituían generalmente la nota política dominante mientras que el modernismo teológico de Bazán podría leerse como signo de apertura.

    • Pues yo creo que deberías bajar de las cumbre una vez a la semana y ayudarme a pegar puñetazos. La misoginia vive un revival excitante para la luchadoras de sumo. Creo que ha superado al machismo. Auxilio! Tráete los guantes con piedra dentro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s