¿Por qué he madrugado el domingo? ¡Boh!

Cada cual pasa el domingo como puede, y yo, como me da la gana. No tengo más que quedarme en casa con los teléfonos apagados y sorda al sonido del timbre. O llamar a los amigos que viven a …300 metros, esos con los que estoy en desacuerdo en todo. O llamar a alguien que quiera tomarse un vermú de grifo, pero me parece que como no lo tome sola…qué vaga es la peña para ir de vermutitos….O pasearme por el barrio, viendo cómo descansa hasta la cabra, o mejor dicho, el señor que se mete en la piel de la cabra pero cuando se va a tomar una caña le deja al animal una hermanita para que no se tome tan a pecho el abandono. O explorar de nuevo Malasaña y Triball, que cada semana está diferente y con sitios más cucos. O buscar la tienda donde venden las camisetas de Sheldon, mi autista preferido. Perdón, síndrome de Asperger.

http://www.youtube.com/watch?v=Xl-Ui6MYrV0&feature=related://

http://www.youtube.com/watch?v=u85u2ymDl8M&feature=related

Todo tranquilo y en orden en la Plaza Mayor y en Ópera. Unos se hacen fotos y otros leen, mientras esperan, o no, a a sus citas. Unos son del este y otros del oeste. Unos son del norte y otros también, aunque algunos son del sur y otros del centro. A lo mejor son espías, como yo.

  

  

   

   

Y digo yo, ¿qué hago levantada a estas horas y desde las 8,15 de la mañana? ¡Con lo que me cuesta hacerlo a diario para ir a trabajar laboralmente reformada y con visos de seguir recibiendo reformas en la cara aunque no ponga la otra mejilla! Por ejemplo, dentro de unos días empiezo a entrar 15 minutos más temprano, es decir, a las 6,45. Me preguntaba si estaban locos o son sádicos, Me quedo con ambas, y añado psicópatas y tóxicos. Pringaos, también. Acomplejados, también. Pero no me sirve de nada. Cuando llego, cual palestina intentando trabajar si le dejan entrar los isralíes, me encuentro esto:

Bonito, eh? O sea, los de seguridad nos conocen de toda la vida, pero ahora no se trata de seguridad, sino de que la empresa sepa que no debes ni un minuto ni has diferido la entrada ni la salida ni has ido a la acera de la calle a esperar los explosivos que te trae un amigo yihadista. Claro que alguna vez, habiéndome olvidado la ficha (también conocida como cipol, por la serie aquella antigua del agente del mismo nombre) he enseñado de lejos el cupón de la ONCE, pero como entonces se trataba solo de identificarte, y no de controlarte como ahora…Ya sabéis que las máquinas son implacables, y distinguen un cupón de la ONCE a trescientos kilómetros o más.

¡Intifadaaaaaaaa!

  

 

En fin, creo que voy a inventar alguna suculencia para comer, a salir a tomar el vermú por libre (¿por qué me gustará tanto salir y entrar por libre, desde que nací?), espiar, hacer fotos, comprar un regalo de cumpleaños. Yo cumplí anteayer, pero como llevo todo el año regalándome, pues nada, pero esto es para otra persona.

Y por la tarde, a leer esa novela de la chica comunista portuguesa enamorada de un militar de la PIDE.

En lo que se refiere a arreglar este caos de mi casa…seguiré procrastrinando.

 

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s