Waterperiodismo

DESPUÉS DE VER LA TELE, TIREN DE LA CADENA

Estoy en una de esas temporadas en que me tomo el trabajo a rabieta diaria. Bueno, digo rabieta por indignación expresada con gruñidos y blasfemias.

Hace unos días llegó a la redacción un teletipo de Israel en el que su gobierno, tan pacifista, igualitario y moderado, anunciaba que declara ilegales a los señores que usen, mediante pago, el cuerpo de una mujer. Es decir, a los clientes de las prostitutas. Es por el bien de las mujeres, por su dignidad y tal y cual.

Pero la gracia del caso es que a los tipos les van a dar la opción (creo que de la cárcel no se libran) de recibir unas clases de feminismo. No sé exactamente qué querrá decir el gobierno israelí con feminismo, pero me da la risa floja.

Supongo que cuando vayan a invadir Irán (después del concierto de Madonna, como le pidieron sus fans al primer ministro Netanyahu?), sus soldados harán como todos los soldados del mundo, y sin consultar al rabino: matarán a militares, autoridades y civiles, y violarán a las mujeres sin pagarles nada. y se reirán de ellas porque llevan el cuerpo cubierto de arriba abajo (como las ortodoxas en Israel, by the way).

Más cositas: Ayer, la OTAN decidió soltar una pildorita para que creamos que solo hay pildoritas, y que en Afganistán no mataron, con una maldita coalición internacional, a  miles de civiles, sino que, por un accidente, de vez en cuando hay pildoritas.

Ayer, sus mandos en Afganistán “confesaron”  lo que días antes habían empezado a contar de una manera rarísima. La manera rarísima fue contar que habían encontrado cuatro cuerpos de civiles después de un bombardeo aéreo que estaban haciendo como por hobby. Los civiles, dijeron después, eran cuatro niños. Vamos, la redacción era tan enrevesada que ya ni se entendía si primero se murieron los niños y después les cayeron unas bombas encima, o si después de un bombardeo estaban mirando cómo había quedado el terreno y hubieran hallado a cuatro niños muertos, depositados allí por coincidencia.

Pero ayer…rueda de prensa de mandos de la OTAN. Condolencias al alcalde del pueblo, pésame a las familias y revelación al mundo. Iban unos soldados de la fuerza internacional volando en un avión  y unos policías afganos (los aliados, en suma) caminando por tierra. De repente, vieron a ocho personas. De repente, les pareció que llevaban armas. Y de repente, concluyeron que los ocho suponían una amenaza para toda una peña de soldados y policías. Y entonces se defendieron: BOUMMMMMMMMMM! Bombardeo por aire.

Cuando ya estaban muertos, los terroristas resultaron ser siete niños de 6 a 14 años y un chico de 18, deficiente mental. Sin armas, salvo que llevaran un tirachinas que se nos escapa al relato.

Claro, esto se lee o se ve en la tele y se piensa: oh, qué aciago accidente. Pues no. Esto pasa casi a diario, y si no son niños son viejos, y si no son viejos son mujeres, y si no son mujeres son señores que van a buscar hierbajos, que es lo que comen los afganos de las zonas montañosas si es que encuentran alguno en las grietas que hay entre las rocas.

Pocas imágenes llegan de la vida diaria de los pueblos invadidos. De tal manera que parece que solo tienen guerra, y que si se acaba no están tan civilizados como para ir al cole, coger agua de la fuente, trabajar en su taller, tomar té, hacer tertulia y montar en burro (que es en lo que más montan, porque los caminos son de agárrate. En las elecciones, el gobierno proporcionó burrotransporte para que los votantes llegaran a las urnas y luego falsificar los resultados diciendo que votaron todos y votaron al jefe).

Y de la guerra, qué quieren que les diga, llegan las imágenes de las honras fúnebres de los muertos envueltos en mantas de flores para que se vea que son muy atávicos, unos planos  de señoras llorando y  gritando desgarradoramente para que se vea que son unos primitivos. En la pared, alguna foto muy retocada  d eun parienteen actitud guerrera aunque se trate de un civil, para que se vea que en la guerra y en la paz son unos terroristas y si no lo son ellos lo son sus vecinos.
Es raro que lleguen imágenes de las minas que han sembrado los soviéticos primero y ahora la OTAN por todo metro cuadrado donde viva alguien encima o cerca. Recuerdo una vez, acabo de recordarlo, que vinieron unos brutos (=montón de imágenes para seleccionar y montarlas) de una familia con ocho niños que vivía en una casa aislada de la que no podían salir porque estaba todo minado alrededor. Afganistán es el país con más miembros amputados a causa de las minas. Con mucha suerte reciben una pierna ortopédica muy rudimentaria y con más suerte todavía es de su talla.

Pues bien, en esta casa no se iba al cole ni se jugaba al aire libre. El padre salía a buscarse la vida sorteando de milagro los puñeteros cacharros enterrados. Pero en los días en que se hizo el rodaje, un equipo de desminado, seguro que auspiciado por la ONG montada por Lady Di, trabajaba heroicamente centímetro a centímetro y encontraba muchas minas, de tal forma que los niños tenían señalizada la ruta zigzagueante por donde podían ir saliendo unos metros más cada día, pero siempre pocos.

Y ahora, la realidad. Efectivamente, Lady Di se convirtió en el mascarón de proa del desminado en Afganistán, y hasta se trasladó allí para posar con detectores de minas.

Como Angelina Jolie posa en África con los niños leprosos y, de paso, adopta a alguno (dicen que descarta a muchísimos cada vez que elige a uno, porque no quiere más que niños perfectos). Angelina va al Foro de Davos para ratificar que es solidaria oficial.

Todo propaganda. El vídeo de la familia agraciada con un desminado de su parcela, como podía haberlo sido con un sueldo Cola-Cao; la extinta Diana haciendo que hurga en el terror, y mañana será otro día…en Hyde Park; Bradjolina (el Pitt y la Jolie) adoptando niños y ella acariciando sin asco la lepra de los niños. Bah! Y el espectador no apaga la tele. a lo mejor hasta llora.

Y mientras tanto, de la guerra no se entera ni dios. Cuando les da la gana, dicen que la han empezado, cuando quieren dicen que han terminado y ganado, cuando se dan cuenta de que nos damos cuenta de que no es así, dicen que el enemigo ha vuelto, como si alguna vez se hubiera ido. Y así estamos.

Y ayer tocó mini-intifada en Gaza y Cisjordania, porque los palestinos posan los miércoles para que no nos olvidemos de ellos. Y tienen razón: nos olvidaríamos. Pero es ridículo, lo de los miércoles.

Bueno, ya lo contaré, en cuanto encuentre un documento inestimable para ello. Un vídeo, editado por un joven cámara de televisión, que, cuando lo vean, y le oigan relatar el pequeño acontecimiento mediático de los miércoles, les facilitará reconocer a los personajes el próximo miércoles, en los telediarios.

Mis compañeros, los de los telediarios, no lo saben. O lo sabe alguno, pero no sabe que yo lo sé. Hay que tener siempre recursos para mantener a las audiencias convencidas de que están recibiendo un producto muy especial, y mantenerse a ellos mismos convencidos de que lo están dando.

Y postdata: también estoy cabreada por el desenlace de una noticia que se produjo en Madrid, bueno, debajo de mi casa. Fue hace tiempo, pero acaba de salir la sentencia del poli que participó en el suceso.

QUEMEMOS EL PERIODISMO!

     
Adióoooooooooooooooos!

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s