Ojalá les pase a sus propias tripas…

…sí, a esos, a los que se creen que se merecen su coche, su dinero, su club, su suerte y su tremenda clase!

   

Esta es la casa okupada que me he encontrado esta tarde, después de darme cuenta de que la película que iba a ver no estaba en el cine en el que había entrado. Como no quería irme  a casa, pues me fui a tomar una cañita en una terraza de Tirso. Y en una de las calles madrileñas que aprecio no sé por qué, la Concepción Jerónima, allí estaba el edificio, de aspecto renovado, bonito color salmón, muy curiosito, en fin, parece recién empaquetado para su venta o alquiler. Me quedé un rato para escuchar qué comentaba la gente que pasaba por delante. Nada malo. Parece que la peña se está haciendo realista, mitad realismo gore (ah, la política!), mitad mágico (ah, ya nada nos queda tan cerca como los sueños, eh, amiguitos?).

 

Lo mismo en la calle Carretas. Como el cine del que hablaba es el Ideal, he pasado por el Hotel Madrid, desalojado ayer después de estar okupado desde octubre. Como es festivo, la gente paseaba y tenía tiempo de mirar arriba, abajo, a los lados, al cielo, al bordillo de la acera…y el hotel atraía muchas miradas y muchas paradas. Le hacían fotos.

 

Comentaban cosas. No oí nada negativo respecto a las personas ni el fenómeno de esta okupación. Parece que, como mínimo, esto despierta curiosidad. Pero cercana, nada de extrañezas como las de antaño. Igual que la primavera árabe, tan listos los periodistas y resulta que cada transeúnte tiene su propia síntesis en la cabeza, y a veces se la cuenta a su acompañante en la calle y a veces tengo la suerte de oírlo.  Bueno, supongo, pero allí sí que no estoy nunca,  que también se lo contarán en la ducha, en el cole, en la oficina, yo qué sé!

Pues eso. Eso es lo que le falta a la política. Enterarse desde fuera del coche, de la pantalla, del hemiciclo, del ministerio. Patrullar por vocación, como yo, ven que fácil? A mí no me apetece meterme en política y al político no le atrae la calle (salvo, a algunos, para ir de gin tonics). Entonces, qué hacemos?

Al periodismo, no digamos cuánto de esto le falta. Es una obligación, pero ni de lejos, ni de lejos quieren estos tipos ver las cosas para después contarlas. Qué va…..aquí se toca de oído!

Al gobierno saliente le ha pasado, además de corromper sus principios y su perfil, que no se ha querido enterar, ensoberbecido como estaba, de la caca de caballo que podía pisar en cuanto saliera del portal. Ni tampoco de  un concierto en la calle a cargo de un armenio, un polaco y dos checos que a veces se juntan para tocar, y bastante bien.

Y al entrante, uf, qué decir del fascio que viene! Cutre hasta en cuanto fascio, hortera, iluso y nublado de entendimiento y voluntad. Esos sí que no saben ni quiénes son sus hijos, es decir, a qué se dedican las personas que viven en su mismísima casa….todo es mirar y despreciar al exterior. Nadie es como él mismo, ninguna como ella misma. Todos, todas, inferiores. Un cojo? Pues un chistecito de inválidos. Una lesbiana? Venga ya con las lesbianorras, será que no han probado de lo bueno. Un pobre? Si te he visto no me acuerdo, voy a dormir igual. Y si encima el pobre pobre no está pidiendo, si no está en la calle por dinero es que ya no entiendo el mundo, así que me voy a tomar un güiski y que les den a esta chusma de maricones, rojos, hippies, bolleras, sudacas, feas, intelectuales, qué poca clase tiene ya el mundo, menos mal que yo estoy en el mundo, qué suerte para el mundo.

Y sigue el mismo facha, que ahora vuelve de mear y no se ha lavado las manos, como cualquier indigente, solo que este no tiene baño: Un niño, pongamos, chino? Hum, menos mal que nunca competirá con mi hijo en la Playstupidpijochildren School. O sí, que ahora tienen pasta estos jodidos chinos, a lo mejor más pasta que yo, hay que joderse, solo que menos clase…y menos mal que no son tan extranjeros como los negros ni los moros, que si esos llegan a tener más que yo, es que el mundo ya no es lo que tiene que ser. El mundo es mío, mío, míooooo!

OIINCH! ESTABA SOÑANDO! Corto y fuera.

Fotos del Hotel Madrid, en Carretas, antes del desalojo:

 

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s