Dream Team junto al Mandeo.

                                    EL MANDEO                               UN REFLEJO EN EL MANDEO

Y EL DREAM TEAM A ORILLITAS DEL MANDEO. ME DAN DE COMER. GUSTAVO, AGUSTINA, PABLO, TERESA Y…NO SÉ QUIÉN ES ESE BORRÓN A LO ROBIN WILLIAMS EN “TODOS DICEN I LOVE YOU”.

Bueno, si es que vengo a tomar una cañita y siempre acabo tomando un provolone a la uruguaya, una tarta de la casa, cinco mil cañas o, como hoy, que de cañas voy por la segunda, una tortilla al estilo Betanzos (o sea, jugosa jugosísima, con la cubierta finísima, la patata bien fritita, nada de cocida, y después bien ahogada en los huevos batidos, y los huevos, claro, de señora del lugar. Los mejores huevos son los huevos de señora).


Y todo porque no tengo más que cruzar la calle y sentarme aquí para empezar tranquilamente con la lectura, el blog, la charleta o…bueno, eso, que hay wifi en la terraza. Pero voy a desmentir lo de “tranquilamente”, porque si ayer no terminé en guerra con los de la otra mesa fue porque estaba retransmitiendo en directo lo que se traían…pero hoy, que me pilló de otra manera, sí he entrado en conflicto bélico. Es que, de verdad, no me domino cuando hay un listo que se vale de chistes manidos y bromas burracas…y el de hoy era uno de estos que trabajan en Madrid y se vienen de vacaciones con un acento exótico y dicen muy alto todo aquello que creen que los demás desconocen (claro que sus acompañantes desconocían todo, como él) y son unos sangrones (el que de tanto hacerse el gracioso resulta casposo, superplúmbeo y patético, en el sentido real de la palabra, no como se usa ahora que no sé de dónde le sacan el sentido de “ridículo”, cuando patético quiere decir tristísimo, conmovedoramente triste….eso. A mí, el tipo de hoy me parecía un patético y extendido ejemplo de la limitación del lenguaje, la exaltación del petardeo, la fiesta hortera y la bromita pesada sobre “ellas”. Las chicas presentes en estos escenarios suelen ser peores que ellos, igual que la de ayer y como la de hoy, que no entiendo cómo no le salta a la chepa a uno que dice que si se van a ir de fiesta por qué no trae ella a las chicas, y cuando ella dice “joder, tío, tal y cual”, él remata con su “ahí quería yo llegar” que  toma esta forma: “ESO, ESO, PA JODER PRECISAMENTE LAS TIENES QUE TRAER, JUAJUAJUA!”.

Una gracia que ni Adán en la caverna. Qué absolutamente casposos y chirriantes. Cuando me meto en una de estas, invariablemente me toman por una troglodita del puritanismo, una tía que se aburre con su ordenador o con su libro, sin saber que con solo oírlos a ellos ya no  aburre, pero casi es peor, porque yo me enciendo, me disparo y ataco! Y hasta he tenido que explicarles que no les estaba escuchando sino oyendo aunque no me hubiera puesto a escuchar. Como la mayoría de los periodistas y, por ende, los que los siguen, esta tropa no sabía que no es lo mismo oír que escuchar, como tampoco ver y mirar. Pero todo da igual. ¡Hala, echémonos al monte, con los jabalíes, jajajaja! Debe de ser divertido no emitir cantos ni palabras, sino solo oinks oinks, y no depilarse porque en el monte vienen bien los pelochos, y andar hincando los cuernotes donde te lo pida el alma…..

Que conste que para muchas cosas el monte está que te pasas.

En fin, al final de la gresca, desde mi mesa de escritora de garabateadora de portátil y devoradora de tortillas de patata con pan de maíz y, de postre, tarta, le he pedido perdón al jabalí porque yo qué sé, si ni sabía de que le estaba hablando cuando le estaba hablando de que gritaba mucho y cada vez más y ya me sabía toda su vida y encima estaba pontificando tonterías para achicar a sus con (sin, mejor dicho) tertulios…..pues me da más pena que otra cosa, si es que no se llegó a enterar de por qué le decía todo eso!

Mi problema es que soy una terrorista. La buena terrorista, la de Doris Lessing, quizás.

Está bien, me quedaré en casa para siempre….menos cuando esté fuera de casa. Y no voy a volver a salir…excepto para salir.

He comprado un asustador de mosquitos por ultrasonidos. Anoche me ha estado despertando uno que me picó y me picó, especializándose en mano izquierda, y me tuvo loca hasta que se aburrió. Pero lo peor, como siempre, era el ñiiiiñiiiiii, el zumbador del bicho, que a su paso por mi oreja…bueno, ya sabéis todos cómo es.

A ver si funciona el ingenio ese. Carito sí que me ha costado. Y a ver si deja de vacilarme el matador de termitas, que solo le queda un día para quedar bien conmigo y no lo va a hacer…..

Si fueran tan simpáticas como las hormigas, a las que siempre permití recorrerme de pies a cabeza y de esta a pies…pero no. Son asquerosas gusaniles, sueltan jugo al ser aplastadas, y encima destruyen más que tres misiles de Corea del Norte, que ni siquiera toy convencida de que existan.

Me voy a poner caras con Agustina. No voy a estar todo el día indignada. Ciao!

   

CON PABLO NO PONGO CARAS, SE ME PONEN SOLAS.

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Dream Team junto al Mandeo.

  1. DE CUANDO ALGUIEN USA PATÉTICO POR RIDÍCULO Y DE CUANDO ALGUIEN USA PATÉTICO POR TRISTE
    A ver, lista… te voy a explicar una cosita… patético/ patética viene del griego pathos que alude a los estados (de ánimo -anima,alma- o psicológicos -lo cual debe de ser lo mismo pues los estados de “anima” y los de “psique” son los psicológicos del alma que en griego se dice psique y que los latinos tradujeron por anima y los cristianos por alma-).
    El pathos mas pathos de todos los pathos es el pathos trágico por eso la tragedia tiene esa capacidad traumaturgica, es decir, una capacidad enormísima para vehicular y canalizar las emociones del público , capacidad en fin para liberar los propios traumas proyectándolos en el otro (el personaje trágico -de tragos, mediador-).
    Los listos que inventan el psicoanalisis van a utilizar a la figura del psicoanalista como sustituto de esa función catarquica que realizaba el actor o actriz trágico. Y, sin embargo… ¡qué aburrimiento produce ver a un señor soporífero sentado al lado del diván de un paciente que trata de proyectar sus traumas en ese aburrido señor. ¡Qué grandes eran los griegos gritando y llorando en las gradas de un anfiteatro como Epidauros mientras los actores desarrollaban patéticas escenas, ataviados con máscaras de expresiones terribles y largas túnicas! ¡Qué enormes debían de resonar en el espacio abierto las palabras del coro que le dice a Apolo “Nosotras echamos del hogar a los matricidas” ¿Y la mujer que mata al marido, qué? -responde Apolo- “No derrama siquiera la sangre que fue suya”. ¡Qué pathos tan inimaginable para quienes como nosotras y nosotros somos hijos de los fantasmas cinematográficos de Hollywood, resuena en las palabras de una pitia que grita sus visiones al público de este modo: “Ombligo del mundo, miro a un hombre… Esta abrumado por la mácula de un crimen … acurrucado allí, sus dedos gotean sangre , y en su mano la espada, tinta aún de sangre fresca se estremece (…) Pero frente a frente de este hombre, junto a la misma base del altar, reposa una extraña caterva de mujeres… ¿Mujeres? ¡No! Gorgonas rabiosas, sedientas de venganza… Y ni eso… Yo he visto a las Gorgonas en un cuadro cuando están arrebatando a Fineo su cena… y no! Estas no tienen alas, llevan negros ropajes y son del todo horrendas a la vista. Roncando están y de sus broncos estruendos sale un soplo de horror que ahuyenta… sus ojos están llorando… pero ¡qué llanto derraman sanguinolento y hediendo!”
    ¡Menudo pathos este de Esquilo! ¿no?. Pues cuando el comediográfo Aristófanes inventó la comedia lo único que hizo fue ridiculizar el pathos trágico, reírse de los efectos del género literario tragedia.
    Conclusión: lo patético ni es triste ni es ridículo… es un estado traumático (de traugos, tragoedia, tragedia) y el trauma es catarsis, libera.
    Cuando te digo que todo está en las palabras y te digo que lo digo “literalmente”, es decir, que todo está en la literalidad de las palabras -que no en las palabras literales- no me haces ni caso y así te pasa eso de andar confundiendo patetismos con tristezas. Cuando te digo que las palabras llevan encerradita dentro de si mismas su pequeña historia… no me haces caso y de así andas… confundiendo patetismos con tristezas. Hoy no sabemos experimentar nada que sea patético. Hoy, que hemos dejado muy atrás a Grecia, nos parece patético cualquier sentimiento exacerbado, desmedido. Hoy todos estos griegos en sus anfiteatros llenos de flautas, citaras, declamaciones, gritos, tramoyas, y máscaras terribles nos parecerían locos y locas con sus gritos, sus lloros, sus palabras fuertes. Hoy los encerrariamos a todas y todos en un psiquiátrico. Hoy tenemos que controlar nuestras emociones, reprimirlas y llevárselas al psicoanalista para que nos las catarsiqueee, en esto consisten nuestras liberaciones.
    Nota: ¡ muy edificante la tragedia esa de las Euménides!. Orestes mata a su madre Clitemnestra para vengara a su padre muerto por ella. Clitemnestra invoca a las furias, las locas erinias para que persigan a Orestes y le den muerte pues estas viejas diosas de la noche están por encima de estos nuevos dioses masculinos que pretenden introducirse (el padre y el hijo aconchabado en él frente a la madre). Al final, Clitemnestra no es vengada sino vencida y las antiguas diosas son domesticadas. Ante la Persuasión acaban doblegándose, respetuosas, se vuelven benévolas y se amasan y a cambio los nuevos dioses masculinos les permiten vivir en la ciudad y recibir ciertos honores. ¡Manda carallo! ¿En qué sentido es patético esto?
    Firma: la pedantesca -que no dantesca- profe de filo (logía)

    • No, no, no….
      En español se ha cogido esta definición de patético, y así se ha venido usando porque, entre otras cosas, no tiene un sentido peyorativo, y ahora abundan los hablantes que nunca han buceado en la literatura ni se han sumergido en la música (la sinfonía Patética de Tchaikovsky ya es explícita en el título) pero lo oyen a otros personajillos en referencia a auténticas banalidades totalmente alejadas de lo que se entiende por sensibilidad. ¿Os acordáis de la patética, en todos los sentidos, Tamara, la hija de la Seisdedos, que abundó en las televisiones horteras (todas las que tenemos) y que no hacía más que decir “es patética, es patético”? Pues estos son los usuarios, ahora, del “patetismo”. Y siempre hablan de alguien que hace el ridículo porque…combina el negro con el marrón! Porque no se entera de que las deportivas ahora se llevan sin cordones! Porque cuando se emborra se pone baboso-a! Porque blablabla…
      Veamos cómo lo tenemos en el diccionario (el consabido y manido de la RAE). Por supuesto que lo que viene en el diccionario es lo que más o menos todo el mundo puede decir o mencionar en el lenguaje común. Que tampoco es inferior al no común, sino que es el compartido fuera ya de la Academia de Bellas Artes, del Real Conservatorio de Música o de Danza, de la Escuela de Psicoanálisis Periquita Sánchez…

      patético, ca.
      (Del lat. pathetĭcus, y este del gr. παθητικός, que impresiona, sensible).
      1. adj. Que es capaz de mover y agitar el ánimo infundiéndole afectos vehementes, y con particularidad dolor, tristeza o melancolía.

      Así que del latín, y el latín, del griego. Y “con particularidad dolor, tristeza o melancolía.
      Para mí es una pena malgastar “patético-a” en describir unos pantalones horteras, porque no me dan pena, sino disgusto, y aún así a quien le tienen que causar gusto es al que los lleva, y no tengo derecho a creer que yo soy más fina.

      Patético, patética….es precioso. Su mismo sonido me parece patético, me conmueve y me sulibeya, o suliveya, o como se diga.

      You know what I mean….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s