London calling…no solo batallitas

“We must talk to the rioters, not turn our backs on them.

To seek an explanation is not to excuse them, yet the rioters know better than all of us why they acted as they did”

(Martin Kettle, editor asociado de The Guardian)

Para el gobierno británico, la culpa pura y dura es de los gamberrotes y de internet, que lo propaga todo….

……….EXCUSE ME, CAMERÓN????????????????????!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

El cantaor Camerón de las Islas Británicas quiere creer que los británicos lo quieren creer. Sesudos periodistas y ensayistas británicos lo cuentan diferente. Voluntariosos participantes en foros de internt también. O a lo mejor es que son unos radicales contestatarios. Tienen claro que el “mero vandalismo” no lo es, y repiten que esta hecatombe NO CONSTITUYE UNA SORPRESA. El país es un hervidero de degradación social y el gobierno censura, oculta y obvia el problema, en fin, con la autoridad y la mano dura podrá detener y castigar a muchos, pero fuera queda El Problema, chanchchán, chanchán……..señoras y señores…¡EL PROBLEMA!

Las administraciones locales no tienen poderes, están castradas para ejercer el orden y la autoridad, totalmente centralizados en estos “casos”. Como en Estados Unidos con el Katrina, ahí se vio el plumero, los servicios de emergencia no “funcionaron” a tope hasta…¿el tercer día?, esperando las debidas autorizaciones de más arriba de arriba hasta llegar a la secretaria de Bush. El caso-caos inglés recuerda al de esos lugares de destierro que son las banlieus de París, ¿no recordamos los disturbios de 2007?

Las “bandas organizadas” de las que se habla estos días (políticos y periodistas escapistas de los medios) no lo son, dicen los que se lo están pensando mejor. El periodista Gavin Knight, reportero para The Times, The Guardian, Prospect, Newsweek, Esquire y Monocle, que por cierto escribió una articulón muy interesante hace unos días en El País, lleva años siguiendo el asunto, por libre y empotrado en la policía. Al estilo Roberto Saviano, el italiano, Knight ha sacado un libro, “Hood Rat”, que a su vez es al estilo “Gomorra” de Saviano, aunque algunas críticas dicen que más superficial. Envidia cochina.

¿Que los saqueos arrasaron con las ropas de marca y los aparatos de alta tecnología, y no con los beans y el fish and chips (aunque nunca sabremos si se robaron beans para desayunar)? No tiene nada de extraño, aquí los gitanos y otros marginados pueden tener la casa destrozada y la despensa vacía, que en cuanto pueden rompen las ventanas para sacar las parabólicas de su sofisticada artillería electrónica y audiovisual y ver “Sálvame de lux” en cuatro dimensiones. La publicidad y la telebasura imperantes les calma el hambre porque acaban metiéndose en el papel de esos personajes ricos o regios que tienen excedente de todo, o lo aparentan. Lo saben muy bien los programadores. Y el propio sistema que sacude, aparta, denigra y priva a los marginados de sus derechos, es el que les induce también a consumir, a hacer grandes banquetes de bodas para sus hijos, a comprarle al niño el móvil de última generación y los videojuegos, para que en el cole vean que es igual a los demás.

De todas formas, si los hooligans lo hacen tan bien con el fútbol, no se iban a quedar cortos sin el fútbol. Y en Inglaterra, en todo el Reino Unido, los hooligans son legión.

En la BBC, en tele, una presentadora, Fiona Armstrong, acabó rifirrafeando hace unos días con su invitado, el periodista-escritor Darcus Howe, ya que, según ella, estaba justificando la violencia y culpando del conflicto social permanente a la policía, por más que él explicara que la violencia es inexcusable pero no inexplicable. Ella, desde su confortable asiento, qué coño iba a saber. O quizá es tan cameronista (adepta al cantaor David Camerón de las Islas Británicas) que tiene un conflicto de intereses sin resolver tan inexcusable como el vandalismo.

   Los del rifirrafe.

¿No hay que cuestionar nunca nada? ¿No hay que buscarle la razón a lo que ocurre en el mundo? Vale. Entonces, el mundo es perfecto, sigamos como hasta ahora. The sound of music, Julie Andrews cantando en la campiña. Un mundo feliz. Una mierda.

   

Para seguir el fenómeno (el fenómeno es el continente, lo que aparece, lo que se muestra) bastan unas cuantas frases con cifras y calificativos del día. Para el “nóumeno” (el contenido, lo que es, no lo que aparece ni se muestra) es mejor estudiar un poquito…si interesa reconocer que el mundo occidental, civilizado, limpito, es tan crudo como “el resto” del mundo, el cacho más grande, por cierto, pero muuucho más inexcusable.

PD. La BBC ha dado “indicaciones” a sus periodistas para que se refieran a la oleada de actos vandálicos como “disturbios en Inglaterra”, en lugar de “disturbios en el Reino Unido”, para no herir la sensibilidad de escoceses, galeses y norirlandeses.

Olvidando (¿de verdad?) que ahora mismo se considera a la (escocesa) Glasgow como la ciudad más violenta de Europa.

 1912: The Glasgow Police Pipe Band

Y después de mi dislocada opinión, ahí van unas cuantas de la prensa británica. Muy buenas, creo yo:

http://www.bbc.co.uk/news/uk-politics-14488955

http://www.economist.com/node/21525945

http://www.economist.com/node/21525891

http://www.huffingtonpost.co.uk/lola-adesioye/tottenham-riots-its-time-_b_920542.html

http://www.time.com/time/world/article/0,8599,2087701,00.html

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s