La plaza, vacía

(Escrito el martes, 2 de agosto, si no me equivoco):
 
       
  
Cuando he salido hoy de buena mañana (6.30), de pronto he creído que el Papa había adelantado su visita pa despistar. Había tantos agentes y vehículos policiales, tantas ambulancias del SAMUR, que serían suficientes para velar por el Pontífice. Impresionaba más porque aún era de noche y brillaban las luces azules, totalmente enloquecidas. Probablemente estaban haciendo las prácticas, al tiempo que desalojaban de Sol a los dos pares de indignados que debieron de llevarse un susto pistonudo cuando salían de sus tiendas para hacer la primera colación.
Lo que no sé es qué hacían los Ninjas apostados de ocho en ocho ante las bocas del metro, encarados hacia el interior y los brazos cruzados sobre esos pechazos. Qué desfase.
Bueno, pues hicieron aquello a lo que venían, que era rematar la faena de dejar “limpia” esta plaza, llena de significado por todo y para todos.
¿Limpia? Limpia lo fue durante todo el tiempo en que Sol fue una pequeña polis, una  ciudad-estado organizada sin el concurso de alcalde, policía, templos ni parlamento. En cuanto se fueron sus “ciudadanos”, y lo hicieron por consenso,  mi barrio, Sol, volvió a ser una cloaca, aunque los detractores de todo lo colectivo piensen lo contrario.  Juro que ellos gastaban productos de limpieza, protectores solares y discretos dispendios en la óptica en la que se compraban las gafas de sol, como el mismo encargado declaró (añadiendo a cámara que, por él, podían quedarse un año más). Consumían litronas y se sentaban con el botellón….de agua, que no negaban a ningún sediento de paso, como yo,  cualquier día de mucho sol en Sol
Y, desde luego, no meaban fuera del tiesto. Las meadas volvieron cuando ellos se fueron, y también las borracheras de adolescentes, jóvenes y maduros-as sin causa, de los que de madrugada amenizan mis sueños con su música coral de fondo, y no precisamente barroca, sino esa tan popular en el país: APORELLOOOS, OÉEEEEE, OÉ, OÉ, OÉEEEE! o la misma pero sin APORELLOS. Salen de “la Joy” o vienen haciendo una ronda más larga, y me meo y me parto cuando los imagino al día siguiente simulando ser cívicos, en su casa y en la oficina.
Y no me alargaré sobre las despedidas de soltera, etilizada la novia, etilizadas las amigas, vestidas de Madonna, de conejito o de Minnie Mouse. Penoso. American Pie. Esas también gritan y persiguen y toquetean y acojonan a cuantos guapos se cruzan…..y (lo último) hasta portan, en reminiscencia de la primera comunión, bolsitas de tela con las que solicitan a los viandantes un óbolo para su recreo prenupcial.
Me refiero solo a ellas, porque de ellos no quiero ni saber d
ónde se meten, aunque lo supongo, en vista de la impronta americana: etilizados, en un pisito de soltero, compartiendo la visión de (otra) conejita que sale de una tarta de goma.
Nada más distinto de lo que hemos tenido este tiempo en la plaza, y que interrumpió temporalmente todo el trasiego de macarronería, botellonerismo, mafia,  y  vulgaridad casposa, retrógrada, carca. Una guarrería, vaya.
Por eso, cuando plegaron los emprendedores
 del 15-M, muchos vecinos de Sol que frecuentábamos con curiosidad las instalaciones, las comisiones diarias, las asambleas, (educación primaria, sanidad, economía, vivienda, universidad) y demás curro, que lo había y abundante….ese día sentimos pena, y morriña al siguiente.
     
Y qué raritos se sentirán desde entonces esas señoras y esos señores que llevaban sus caterings al campamento por solidaridad o soledad, e intercambiaban sus cuentos de abuelo-a Cebolleta con los acampados, o relataban aquella firma del convenio del sector cervecero con todos sus sindicatos de acuerdo y les subieron el salario ¡en un 20%!, según un abuelete. Ahí ya me disparé yo: “¡qué barbaro! Y esos sindicatos ¿qué teléfono tienen?”
Bueno, si no lo han seguido no me inventen historias, por favor. Miles de fotos, como los cientos que componen mi 
álbum “Movimiento”, las cuentan solas.
Hablo de la mayor
ía, que no me enorgullezco  de petarderos y chuletas, que en todas partes se cuelan: en las empresas, en los ayuntamientos, en los servicios públicos, en los institutos, las universidades, en las familias y en fin, allí donde haya más de dos personas.    
                     
Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s