Se van y se quedan

  

 La biblioteca de 4000 volúmenes. Yo llevé unas cuantas docenas, en unos cuantos viajes.                                     

¡Tírala por la ventana!

Se levanta la sesión. Se levanta el campamento y se van los del 15 M, pero se lo llevan todo puesto a la universidad, a los barrios, a los centros de trabajo. Pasarán, sin duda, a la historia, todavía abierta, y ojalá que para se siga escribiendo.

Se ha producido un fenómeno. Se dice mucho por ahí, de memorieta, que la respuesta masiva, todas las respuestas masivas, se deben a la facilidad que entraña manipular a “la gente”* (siempre hablando en tercera persona, ostentando el hablante en primer persona de singular su sabiduría y comprensión de los fenómenos) cuando está cabreada. Pues si “la gente” está real e inicialmente cabreada y lo demuestra, ¿qué manipulación hay? ¿alguien ha cabreado a “la gente”, ha hecho falta un artífice? ¿no es más cierto que es la situación la que cabrea? ¿no estábamos ya cabreados en casa? ¿lo hemos arreglado alguna vez con la simple magia de la votación, esa liturgia y taumaturgia supersticiosa para tan poco panteón de santos elegibles? ¿hemos influidoalguna vez  los votantes en los votados?

Yo estoy más que harta y cabreada porque cada vez que he hablado desde mi cabecita me han dicho: tú eres buena, pero estás siendo utilizada (en el cole, en el trabajo…en los sitios donde había y hay una autoridad, entre paternalista y coercitiva). Qué falta de respeto. ¿Me utilizan porque soy una exaltada, una idealista, una purista o formalista ética? ¿es eso lo que quieren decir, lo que me quieren llamar, siempre como reproche? Perdonen, pero tengo todo el derecho de hablar por mí y por mis iguales, siempre que lo consientan.

Entonces, cuando se vota (parecer ser que es obligatorio, y no hacerlo porque no se encuentra una opción para elegir es una irresponsabilidad, etc etc) ya está, ya se ha cumplido con ese penoso o jubiloso trámite democrático que supuestamente transcribe la realidad democrática, única e incuestionable? Venga ya…si ni siquiera se lo cree el que predica el votar,  salvo que sea un hooligan de partido político  o simplemente un adepto incondicional caiga quien caiga…

…como en el fútbol.

Es que ni en el fútbol se entiende que si tu equipo lo está haciendo mal no se lo recrimines en el campo, en los medios, donde puedas. En vez de decir “juegan mal pero es el equipo que tengo”.

Cómo me fastidian las discusiones estériles con quienes ni han mirado lo que se cuece. Esos ni miran la vida, tampoco. Solo existen su clase social, su piso, su trabajo y su familia, que, además, son los adecuados y los que tienen razón. ¡Y dale! Para opinar, a no se que se gire sobre el eje del mero “concepto” o de un constructo mental sobre la vida y el entorno, creo que hay que ir con los ojos abiertos y parpadear lo menos posible, porque con los párpados cerrados un segundo ya se está perdiendo uno algo.

Anda, es que tú en qué cosas te fijas, me dicen (por ejemplo en eso de que numerosísimos hombres, homúnculos y hombretones se rascan, se tocan o se colocan  el paquete durante todo el año, pero más en verano, y este ya se ha inaugurado; por si me lo dudan, voy a tener que fotografiar eso también). ¿Me fijo? Luego existe. La venda la llevas tú y, si te resulta más cómodo, me parece cosa tuya, pero entonces no digas ni creas saber lo que hay. No definas ni describas cómo huele algo que no has olido.

Así que me parece bien, muy bien, que haya pasado lo que ha pasado. De lo que ha pasado no me parece bien todo, pero eso es lo de menos. Grosso modo, esto tenía que haberse producido antes y lo considero un fenómeno afortunado de explosión, al menos. Y espero que de eclosión. Encuentro injusto, paleto, raquítico, inculto e insensible el conocer solo tus propias narices, tu ombligo, a tus vecinos. Además, es mentira. ¡Si tantísimas personas ni siquiera se interesan por sus vecinos, como es sabido y confesado! ¿Cómo les va entonces a interesar el resto del mundo?

*y yo digo que resulta igualmente fácil manipular, o definirlo así, a los eufóricos, y mírese el fútbol. Cada partido, una manifestación de rompedores de narices, la Cibeles protegida como para otra guerra civil, la policía atenta a los cócteles molotov, los participantes saltando sobre el maletero de tu coche albotealbotemariconelquenobote, qué finos y masculinos. Los aulladores del oeoeoeoé y del aporellosoé. Que después lo evoca, cada sin de semana etílico, “gente” de todos los sexos,  edades y condiciones de  bolsilloimaginables.

Y los conciertos de música de masas. Y los mítines. Y las visitas del Papa (no incluyo al Dalai Lama, que no me mola demasiado y me parece un funcionario de la paz, pero al menos es discreto). No fastidien. Y los entierros de toreros. Y las beatificaciones y canonizaciones. ¿Qué me dicen?

   

  

  

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Se van y se quedan

  1. buenohhhhhhhhhhh
    ¡chuli,chuli y chuli!
    matesa chuli
    like this:http://www.sarahmaple.com/main.htm

    http://www.arte.tv/fr/Echappees-culturelles/tracks/Cette-semaine/3928600.html

    ¿venden niqabs en Madrid? (me gustaría ponerme uno con un pantalón de pijama de la pantera rosa)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s