Las mártires de los “socialistas”.

Comoquiera que esto de las cuotas lleva caña (a la cuota yo le llamo cupo, que es menos fino), ahí va una cosa que acabo de ver en elpais.com,vaya, un blog sobre el uso y la valía de la palabra de las mujeres del PSOE en el asunto de las baronías y las decisiones y las candidaturas.

Y si estas buenas mujeres, en vez de naufragar con un partido tan machista como el que más, aparte de otras muchas consideraciones, se fueran y le dieran con un palmo de narices? Son como esposas silenciadas maltratadas abnegadas, o es que participan de la estrategia de “reformar el sistema desde dentro” y blablabla? Son las salvadoras del partido que las menosprecia y las humilla? Aunque, perdonen, también hay las patrocinadas del presidente solo o en compañia de otros, ya lo he dicho, y no veo su valía.

http://blogs.elpais.com/mujeres/2011/05/psoe-barones-varones-y-solo-cuatro-mujeres-toman-la-palabra.html

Pero vamos, a mí el tema no me quita el sueño, en estos ámbitos. En los privados, quizás.

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las mártires de los “socialistas”.

  1. Te acuerdas de las asamblea de Santiago, ¿cuántas tomaban/tomábamos la palabra? Cero sobre cero
    Hace solo unos quince añitos escuché a una mujer licenciada en derecho decir que “es que las mujeres nunca tienen nada interesante que decir” (manera encubierta de aludir al sempiterno cerebro inferior femenino y si te dicen q eres inferior acabas creyéndote inferior)
    En el curso de marras, en el que ya sabes que reinan “los procedimientos establecidos”, quien esto escribe tomó la palabra a menudo pero las tácticas inconscientes imperantes le dijeron ¿por qué no t callas?. Una tuvo que aguantar torceduras de cabeza, intervenciones que me mandaban callar, vilipendios etc. Te aseguro que las mujeres aún no han conquistado el derecho más básico de los derechos básicos: el derecho a expresarse, a hablar, entre otras cosas porque lo propio de ellas es no tener voz pública. Monique Wittig dice qeu cada vez qeu una mujer aparece se le exige entrar de aldo, como si fueran cangrejos, entrar de lado y pidiendo dsiculpas. Cada una q entre hablando fuerte lo hará como hombre y entonces son muchas y muchos quienes se abalanzarán sobre ella pues no respeta el pacto no escrito de la modestia -e incluso el silencio- femenino. Hay interesantes estudios de sociolingüística como los de Mercedes Bengoechea que tratan de explicar este ancestral silencio de las mujeres y una de las explicaciones apuntan al manejo de las personas y tiempos verbales: Para triunfar hay qeu hablar el habla universal, no hablar de cositas concretas y particulares, para triunfar hay que controlar al argumentación racional pero hay quienes, por definición axiomática, están invalidadas para argumentar pues solo dicen cositas concretas y pasionales. Cuando una mujer toma la palabra no aparece la objetividad racional sino la particularidad femenina ¿me entiendes? La utilización del universal es supuestamente neutra (pero cuando se dijo derechos del “hombre”, Olimpia de Gouges, mostrando que la expresión no incluía a las mujeres, les desmontó la universalidad, la objetividad y la neutralidad del habla redactando los derechos de la mujer). En fin, el poder y el dominio tiene su manera de hablar, los dominados la suya y esta manera de hablar los excluye.
    Respecto a las señoras PSOE -como,por otra parte, a las señoras de los partidos políticos en general- no creo que sean conscientes de todo esto por la sencilla razón de que no suelen ser feministas (entiendo el feminismo como la investigación sistemática de los procesos de dominación sobre el colectivo de las mujeres y la consecuente toma de conciencia y sensibilidad acerca de la “situación” general de las mujeres ). El feminismo es un movimiento minoritario, negativizado y ridiculizado como en general lo son las mujeres cuando se las compara con los hombres. En nuestro país ni siquiera se considera que el feminismo constituya un campo de investigación riguroso, el generalmente sexista ámbito universitario considera estas investigacioens “cositas de mujeres”. En este panorama yo no voy a exigirle a las señoras de los partidos políticos algo que le debo de exigir a los partidos en general y a todos las instituciones de la sociedad en particular, en especial a los que se declaran progresistas. No le voy a pedir cuentas a ellas porque me parece una estrategia muy jodida está de responsabilizarlas a ellas de la situación, ellos son tan responsables o quizás más, pues ellos tienen el control y el poder, los barones frenan a las candidatas a baronesas. En todo caso, yo no quiero participar en la lógica del vilipendio hacia ellas. Me conozco muy bien esta estrategia que luego ellos usan para decir: “pero no ves q hasta -y citan a una fulanita- dice que las mujeres son X-. Como feminista, mi compromiso no es criticarlas a ellas sino a a los partidos y su modo no democrático de funcionar. Desarticular su doble rasero tramposo de funcionamiento machista al lado de su aparente defensa de la igualdad me parece básico para desmontarles el sistema (y los rollos de paridad tiene el beneficioso efecto de poder hablar del tema oculto), eso y no responsabilizarlas a ellas pues no voy a exigirles a ellas que sean feministas y a ellos que no. Si critico a las mujeres de los partidos será como miembros de los partidos no como mujeres que tengan una responsabilidad especial en desmontar sus estructuras machistas (es más, si estas estructuras las montaron ellos, son ellos, en especial los q tienen más poder y se dicen progres, los que tienen el deber de cambiarlas y para ello lo primero q tienen que hacer es informarse, conocer qué tipo de lógicas están actuando para que excluyan a las mujeres de sus partidos de la participación política igualitaria)
    Respecto a q el tema no te saque el sueño en lo público pero sí en lo privado, la distinción público-privado es la q se usó desde los comienzos de los sistemas llamados democráticos para montar el apartheid público de ellos-privado de ellas. El juego que juega siempre la democracia excluyente es el de apartar a las mujeres -y en general, a las otredades- del ámbito público, es decir, relegarlas al espacio del harem, el harem es otra forma de de espacio privado y harem haber haylo dentro mismo de los partidos políticos, harem haylo allí donde hay grupos de hombres con grupos de mujeres pues a ellas siempre les crean un espacio de exclusión privadito, dentro de la ciudad la cas, dentro de la casa la cocina y la lavadora. Lo privado es lo inferiorizado ¿a quien le incumbe la responsabilidad de desmontar el harem? Yo creo que a ellos y ellas por eso hablar solo de ellas me parece colaborar con esa lógica de responsabilizarlas a las víctimas.
    En fin, que el cuidado del lenguaje, la manera q tenemos de contar los hechos importa mucho porque el lenguaje es una máquina de guerra, es el primer instrumento de que disponemos para oprimir y dominar al otro/otra. El lenguaje define a los seres y les asigna espacios de reclusión, físicos y simbólicos, los espacios femeninos y masculinos son espacios de segregación.
    Como feminista, tengo claro en qué bando estoy y qué lenguaje como arma de guerra defiendo: el de ellas.
    Como persona de izquierdas tengo claro en que bando estoy: cuanto mas a la izquierda, mejor.
    Como pacifista tengo claro que mi arma de guerra la encuentro en las palabras y que mi estrategia defensiva ha de ser desmontarles el lenguaje que utilizan para nombrarme y que el poder de los Unos (hombres, blancos, heterosexuales) frente a los Otros/otras (mujeres, razas y se.x.ualidades) depende de un proceso de “alterización”. Soy consciente de que van a contraatacar con su arma preferida: mandándome callar la boca, reduciéndome al ridículo o simplemente dándome al callada por respuesta. Como soy consciente, tendré que soportar todas las ridiculizaciones que de mi hagan cada vez que tome la palabra, tendré que soportar todos sus intentos de bajarme la autoestima y ponerme el esparadrapo en la boca pero aunque seguiré hablando -y quizás gritando cuando sea necesario- y aunque me gustaría que todas las mujeres hicieran lo mismo, hace tiempo que sé que no todas somos feministas pero no por ello voy a defender solo a las feministas, las defiendo a todas porque a todas, feministas o no, intentan meternos en el mismo barco: el de los espacios privados,invisibles y segundos, espacios como la casa, el harem, el silencio.

    • Es que en las asambleas de Saniago predominaba el discurso del colorín y me ponía de los nervios: “el rector dice que la universidad es suya, pero la universidad es nuestra, y la vamos a llenar de flores…y de globos….de colores…” AAAAAGH! Eran chicos floridos, y luego saltó a la gloria el Cancio y empezó a tener ingresos alternativos….si no me equivoco se enrolló un rato con el discurso del nudismo y luego se hizo poblador de tertulias, no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s