China, pérfida, besamos tus pies vendados

China, uno de los máximos exponentes del estado del bienestar y de las libertades, sigue sumando puntos, con su ancestral dignidad, para compartir perennemente mesa y mantel con los amigos del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de las que es socia fundadora y ahí sigue, con merecimiento y reconocimiento irrevocables.

El beatífico viceprimer ministro de China, el dulce Li Keqiang, que toma el té con la ONU y está muy preocupado por erradicar la escasa pobreza que queda en su país, insiste en la importancia de mantener un crecimiento estable y relativamente rápido, de expandir el consumo interno y de promover la reforma e innovación para transformar la economía y llevar la felicidad a todos los ciudadanos, incluso a los que viven en el Kinto’ Conho. A los mineros no, que con sus elevados ingresos y segurísimas condiciones de trabajo, son inmortales, privilegiados, y la envidia de sus colegas en todo el mundo. Cosas de la justicia social chinesa.

“China inclementalá las capacidades de consumo de la población a tlavés de la constlucción de viviendas más asequibles y de volvel accesible el segulo de atención médica a toda la gente”, ha dicho Li.

“Pública, lo que se dice pública, no va a sel la atención”, afirma, “pelo casi”. “Al menos en Shanghai, escapalate del capitalcomunismo chino que mostlamos a los tulistas como ejemplo de lo que es todito el país, glacias a las manufactulas que están enliqueciendo a nuestlos millones de paisanos al expoltal-las a los señoles occidentales adictos a lo balato balato”.

“Ya se ha visto, cuando las Olimpiadas, que no hay un chino poble. Casi todos los chinos tienen ya cepillo de dientes, aunque, donde no ha podido llegal porque no hay caletelas ni tlenes ni nada, (la culpa de todo es de los malvados tibetanos), hemos implantado el palillo escalbamuelas, un sofisticado utensilio que nuestlos expeltos imitadoles han descubielto en un lugal de La Mancha de cuyo nomble no quielo acoldalme, pelo está en España”.

Y termina Li, con sonrisa pícara: “como nuestlo cepillo no es eléctlico y el escalbamuelas es entelamente manual, China es también nembel uan (númelo uno) en aholo enelgético. En definitiva, somos la hostia, como dicen ustedes, y pol eso podemos vetal en el Consejo de Segulidad lo que nos salga del lollito de plimavela”.

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s