Domingo

Nuestro reloj biologico sabe cuándo es domingo. Más que la hora de acostarse, de levantarse o de comer, sabe que es domingo. Y es deprimente, aquí y en la China.

¿Qué es lo más deprimente del domingo? Que es la aciaga víspera del aciago lunes. Ya era así desde el cole, así que al mal que me ataca el domingo lo llamo Síndrome del Cole. No me quiero ir a dormir porque enseguida llega mañana, y mañana tengo clase. Y sea lo que sea que me espera, lo considero la peor asignatura. Algo malo caerá. Jefes con caretos largos hasta los pies. Errores, prisas y materias complicadas. El cerebro a medio gas. El sueño envileciendo el humor. Los espejos revelando el alma de lunes. Un asco.

Domingo…maldigo a quien lo ha inventado, que dicen que es Dios. Por lo menos, ese llevaba toda la semana creando, mientras que los pobres mortales realizamos mezquinas tareas esperando a cambio el dichoso plato de lentejas y la jubilación, que ahora nos han puesto a larguísimo plazo porque a alguien le ha dado por cargarse el estado del bienestar. Seguro que también ha sido Dios, inspirando a sus inicuas criaturas para que molesten a otras criaturas no menos insignificantes, en la creencia de que son mejores y lo que tienen y a lo que han llegado se lo merecían. Vaya una broma histórica. Entre presidentes que montan sus guerritas, religiosos fundamentalistas de religiones que penalizan y culpabilizan por todo, jefes tóxicos que escupen fuera de la escupidera, y precios, deudas, fraudes, hipotecas, migrañas, gimnasios, telebasuras…¡estamos perdidos!

¿Serán pensamientos de domingo?

Puestos a bendecir algo para no ponerme de los nervios, voy a bendecir, antes de irme a la cama, a quien inventó la cama con su almohada y su embozo, su bajera y su encimera, el colchón de látex y las zapatillas sobre la alfombra. Y a los inventores del aceite de oliva, el vino, los sueños y la luz eléctrica. Y al que inventó los amigos, para ese mi mayor bendición. Ese sí que era un amigo.

Buenas noches.

Anuncios

Acerca de mividadelosotros

Repugnada por el periodismo masticable.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Domingo

  1. marlene dijo:

    Pues como yo vivo al revés que todo el mundo o la mayoría, para mí los domingos es como los viernes para el resto y el lunes es el día en el que aprovecho para dormir como una marmota total, porque estoy como si me hubiera pasado por encima un camión después de trabajar cuatro días seguidos, incluyendo sábado y domingo. Vamos, que no tengo el síndrome del cole del resto de los mortales pero me gustaría tenerlo. Tendría una vida más normalita. El resto lo comparto totalmente y suscribo EN MAYÚSCULAS lo de los amigos. Mucha suerte con el blog, darling.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s